Skip to content

BTB 32: A la vanguardia en la Columbia Británica Occidental

La familia Larson ha estado trabajando en los bosques de la Columbia Británica al menos desde 1929, cuando el abuelo de Ivar y Lance comenzó su primer negocio de cosecha de madera.

— Paul Iarocci

La última encarnación familiar de una dinastía de explotación forestal, Carl Larson’s Enterprise Ltd, con base en Canal Flats, al sudeste de la Columbia Británica, comenzó en 1977 de la mano de Lance, Ivar y el padre de ambos, Carl.

El gerente de la sucursal de Parker-Pacific para Cranbrook, Dale Felhauer (extremo izquierdo) con los miembros del equipo de Carl Larson’s Enterprise Ltd. (Izq. a der.) Lance Larson, Ivar Larson, David Deveau, Jory Langridge, Bob Findlay y George Barbour posan delante de un harvester y un skidder de Tigercat, las montañas se ven a la distancia.

El gerente de la sucursal de Parker-Pacific para Cranbrook, Dale Felhauer (extremo izquierdo) con los miembros del equipo de Carl Larson’s Enterprise Ltd. (Izq. a der.) Lance Larson, Ivar Larson, David Deveau, Jory Langridge, Bob Findlay y George Barbour.

Ivar ha estado en la tala manual desde 1971 y continuó en esta línea hasta que la compañía comenzó a mecanizarse en 1994, con una excavadora emparejada con una sierra de garra Hultdins. En 1996, Larson’s Enterprise compró su primer feller buncher con propósitos específicos, un Timbco 415 sin nivelación. En el 2005, la sección de tala de la compañía avanzó aún más con la compra de su primera máquina Tigercat. El feller buncher LX830C ha demostrado ser una máquina que se adapta muy bien a las condiciones operativas de la compañía, y limita las tareas manuales de Ivar al ocasional punto de entrega inclinado o saliente rocoso.

Jory Langridge arma una gavilla en una ladera pronunciada. Entre subir colinas en marcha atrás, armar gavillas, clasificar y ubicar en la cancha de acopio, pasa mucho tiempo mirando hacia la parte trasera de la máquina.

Jory Langridge arma una gavilla en una ladera pronunciada. Entre subir colinas en marcha atrás, armar gavillas, clasificar y ubicar en la cancha de acopio, pasa mucho tiempo mirando hacia la parte trasera de la máquina.

Los Larson hacen negocios con Parker-Pacific, Cranbrook para la adquisición de sus máquinas Tigercat. Compraron hace poco un segundo LX830C y descubrieron que es una máquina óptima para el área. Está equipada con una sierra 5702 con una muñeca de rotación elevada, que ayuda a armar mejores gavillas de skidder con menos recorrido. Al observar la máquina en acción, resulta obvio que la combinación de transporte y sierra maneja bien la gran variedad en tamaños de árbol.

La máquina arma gavillas de troncos más pequeños con eficacia, y puede manejar con facilidad los troncos de medio metro cúbico (de aproximadamente media tonelada) del extremo más grande de la escala. La falta de sobrepaso de giro de cola brinda capacidad de nivelación adicional en comparación con una máquina con giro de cola máximo, y más agilidad para los ocasionales cortes selectivos.

Como se puede apreciar, el feller buncher LX830C maneja troncos más grandes y pendientes pronunciadas igual de bien

El feller buncher LX830C maneja troncos más grandes y pendientes pronunciadas igual de bien. La falta de sobrepaso de giro de cola permite que los Larson trabajen en tala rasa y corte selectivo según sea necesario sin sacrificar la estabilidad o la producción.

En estos días, Larson’s Enterprise trabaja para Canfor, y opera en un volumen anual de 150 000 metros cúbicos de madera en forma de troncos completos con un equipo de cinco miembros. Bob Findlay maneja el nuevo feller buncher LX830C. George Barbour y Jory Langridge manejan skidders E620C y 630D respectivamente. Al costado del camino se encuentra un H855C de Tigercat que procesa cuatro o cinco clasificaciones de troncos completos. Ivar se sube al cargador para realizar tareas de clasificación y de cancha de acopio alrededor de las congestionadas y activas colinas al costado del camino, que a menudo tienen restricciones de tamaño debidas a la difícil topografía del emplazamiento.

La producción anual se alcanza en cuatro turnos de diez horas y un solo turno de ocho horas por semana, con un receso de primavera que dura aproximadamente un mes. Por lo general hay cuatro clasificaciones: pícea, balsámico, alerce y pino; la producción diaria oscila entre cargas de diez y catorce 50 m3 (aproximadamente 55 toneladas). Ivar confiesa que Canfor está muy impresionado con la producción que los Larson pueden sacar de un equipo de cinco miembros, y brinda una pista para que se entienda el éxito de la compañía. “Los muchachos son la parte más importante de nuestra operación… Vamos a llevar a todo el grupo a pescar. Les dije: ”van a ir porque ustedes están trabajando bien para nosotros”. Ellos son la razón de que hagamos 150 000 metros con un equipo de cinco personas”.

Por supuesto, la canción nunca sigue siendo la misma; con la reciente expansión de Canfor hacia el este de los Kootenays, los Larson están actualmente en medio de una transición hacia la madera corta. Sus primeros intentos causaron una reducción del 30 % en la productividad del procesador, pero Ivar y Lance esperan que ese número mejore. Sin embargo, es probable que el alto número de clasificaciones, en combinación con la directiva de madera corta, genere requisitos de mayor capacidad de procesamiento.

El 630D ayudando con la clasificación y el trabajo en cancha de acopio.

El 630D ayudando con la clasificación y el trabajo en cancha de acopio.

Ivar tiene un comentario sobre su máquina específica para trabajos al costado del camino, con un precio mayor que la típica excavadora convertida. “Me gusta el H855C. Puede apilar más de una excavadora. Algunas personas no me creen, pero no tenemos ningún problema con eso. Nos da una ventaja. También me gusta que esté hecha en Canadá. Se siente una de nosotros”.

Un aspecto único de la operación es el grado en el que los skidders ayudan con las funciones de ubicación y clasificación. Jory Langridge aprovecha todas las ventajas de la función Turnaround™ para ayudar con las tareas de ubicación y clasificación entre arrastres. De hecho, los Larson colocaron un borde cortante y un deflector superior encima de la hoja para aumentar las capacidades del trabajo en cancha de acopio y limpieza de arbustos.

Un skidder de cuatro ruedas de Tigercat arrastra grandes árboles montaña abajo.

“Cuando estoy trabajando con clasificaciones y el cargador no está, no tengo que mirar por encima del hombro. Ya no me duele más el cuello”, explica Jory. “Puedo agarrar una gavilla por el medio y girarla directamente para ponerla en la cancha de acopio, y puedo levantar y enganchar troncos de 56 pies cuando clasifico. Y el asiento siempre está dado la vuelta”.

A Jory también le impresiona la potencia de tracción para bajar la hoja cuando mueve arbustos y limpia el área de la cancha de acopio. “Empuja como un D6. Podría hacer mis propios senderos de arrastre si quisiera”. Claro que al mirar la pronunciada ladera de la montaña en la que Jory y George trabajan, es evidente que no hay ningún sendero de arrastre en realidad.

Con casi veinte años de experiencia en la industria, Jory ha sido un operador de máquina a tiempo completo desde los diecisiete años, y ha trabajado para los Larson por cinco años. Al igual que Lance e Ivar, es la tercera generación de contratistas forestales. Él y George manejan sus skidders en algunos terrenos bastante difíciles y en otros directamente atemorizantes.

“A veces simplemente no puedes retroceder y arrastrar; tienes que acercarte de lado o incluso ir desde arriba”. Jory, que no tiene miedo de agarrar una gavilla por el medio y girarla hasta la siguiente gavilla de skidder, explica también que han instalado extensiones de hojas más anchas (la hoja tiene casi el mismo ancho que la máquina, con neumáticos de 35,5). “Ayuda a mejorar la estabilidad en las laderas de la colina. Me encantan las inclinaciones”, agrega. Y al trabajar en el borde occidental de las Montañas Rocosas del Canadá, las inclinaciones no escasean.

Entre las impresiones generales de Jory sobre el 630D, se incluye el comentario de que es mucho más suave de manejar y que puede agarrar más madera que cualquier otro skidder de cuatro ruedas. “La potencia de la garra es muy fuerte; no pierde nada de madera”. Respecto a la velocidad de recorrido, comenta que “el D es incluso más rápido que el E620C, que era a su vez mucho más rápido que los viejos skidders 630B”.

También aprecia el equilibrio entre potencia y estabilidad que tiene la máquina. “El 630D puede tirar más que otros skidders sin que se pare sobre el extremo delantero, se quede sin energía o se caliente. Nunca se frena ni se empantana cuando sale de terrenos bajos”. También tiene comentarios sobre la precisión del sistema de tracción electrónica-hidrostática. “Puedes ajustar la compensación para poder moverte una pulgada; puede subir una colina por pulgadas”.

Alabanzas para el Turnaround

Aunque el E620C de George no tiene un Turnaround equipado, el de Jory sí, y él aprovecha esta función al máximo. “Cuando subo la colina en marcha atrás, te permite mirar la disposición del terreno y elegir el camino. Puedes ver raíces y bases de árboles”, dice. “Después de una jornada de diez horas, me siento mucho mejor. Preferiría trabajar en una mina antes de volver a un skidder sin un asiento Turnaround. No hay nada que se le parezca”.

Para alguien que solo manejó skidders convencionales, al principio el Turnaround puede ser radicalmente diferente: el operador posee un acelerador en la parte delantera de la cabina y otro en la trasera. Ya no hay que acordarse de la marcha adelante y atrás; un interruptor de selección de dirección en el joystick determina si la máquina avanzará con la pala niveladora o con la garra. El sistema informático ajusta automáticamente los controles en función de la dirección en la que está orientado el asiento; entonces, si el operador está orientado hacia atrás y selecciona la dirección “marcha adelante”, se desplazará con la garra hacia adelante (la dirección con joystick funciona de la misma manera).

3. Un feller buncher de Tigercat se ve a la distancia. “> El H855C procesando largas extensiones en un tamaño de pieza promedio de 0,34 m3.

Cuando se le pidió un comentario sobre el proceso de aprendizaje, Jory responde: “Lleva solo una semana sentirse cómodo. Los joysticks no fueron ningún problema porque ya he manejado excavadoras antes”. Ahora, con 1300 horas de uso en su haber, Jory hace algunas cosas muy innovadoras con el Turnaround.

A menudo gira el asiento de la marcha adelante a la de atrás y luego vuelve a la de adelante velozmente cuando tiene que realizar una tarea rápida con la garra, o si quiere ver algo que está detrás de él. En pendientes pronunciadas y terreno complejo, se ubica según el lugar donde necesita más visión y a menudo pasa de adelante hacia atrás al tiempo que conduce, usando la gravedad o el impulso de la máquina para hacer que el asiento gire. Y la máquina, por supuesto, nunca deja de avanzar en la dirección deseada. Para lograrlo, Jory aprieta el botón de selección de dirección en mitad del recorrido, para que la dirección se mantenga igual una vez que el asiento se traba en la posición opuesta. “Tienes que ser original”, dice.

Ivar y Lance manejan una operación ajustada y eficiente; y tal como suena, han desarrollado una buena relación con Canfor desde el comienzo. Aunque pasar a madera corta puede ser una transición difícil, ciertamente cuentan con el personal y la maquinaria para hacerla de manera exitosa.

Related Videos