Skip to content

BTB 32: BTB 32: VISIÓN: GESTIÓN DEL BOSQUE DE MAINE

La icónica compañía canadiense J. D. Irving le brinda a BTB un recorrido interno de sus operaciones de explotación forestal en el norte de Maine.

J.D. Irving, Limited es una gran compañía privada canadiense que tiene su sede central en Saint John, New Brunswick. Fundada en 1882, la empresa tiene operaciones a lo largo de la parte Este del Canadá y Maine. Sus diversos sectores de negocios incluyen productos forestales, transporte, construcción de barcos, equipos industriales, servicios para la construcción y productos para el consumidor.

Tres hombres con equipo de seguridad posan juntos delante de un procesador de Tigercat en el emplazamiento.

(Izq. a der.) Matt Collins, mejora de procesos; Peter Tabor, gerente regional; Josh Philbrook, superintendente de operaciones; Dana Johnston, mejora de procesos; Keith Michaud, representante de ventas para el distribuidor de Tigercat en Maine, Frank Martin Sons Inc.

El fundador, James Dergavel Irving, desarrolló un astillero, un molino harinero y un cardador, entre otros emprendimientos. Otro miembro clave de la familia fue el hijo de J. D., Kenneth Colin, quien se diversificó en los sectores de transporte, construcción de barcos, construcción y venta minorista. El nieto, James K., fue pionero en los programas de reforestación y mejoramiento de árboles, y expandió el negocio de productos forestales.

El negocio de la explotación forestal y de productos forestales tiene ahora 130 años y está firmemente enfocado en el futuro. “Renovar el bosque es una promesa que hemos mantenido desde 1957, con más de 877 millones de árboles plantados hasta la fecha. Si somos responsables y cuidadosos de este recurso, comenzaremos a generar un retorno sobre nuestra inversión en menos de 50 años. Es un ciclo largo, pero demuestra el profundo compromiso que nuestro negocio tiene con los principios y las prácticas de la sostenibilidad corporativa”, afirma Jim Irving, co-CEO de la compañía. Este foco sobre la planificación a largo plazo respalda una cadena de valores integrados de productos forestales con certificación medioambiental.

Un skidder 630D o 635D traslada su carga hasta el procesador. Las máquinas están equipadas con tecnología SIG (sistema de información geográfica), que traza un mapa de los corredores de tala y ayuda a que los skidders mantengan un flujo constante de madera hacia el procesador.

Un skidder 630D o 635D traslada su carga hasta el procesador. Las máquinas están equipadas con tecnología SIG (sistema de información geográfica), que traza un mapa de los corredores de tala y ayuda a que los skidders mantengan un flujo constante de madera hacia el procesador.

Irving Woodlands ha estado trabajando en el condado de Aroostook, Maine, durante 65 años; emplea directamente a 255 personas con salarios un 60 % más altos que el promedio del estado. La compañía también genera 687 puestos de trabajo adicionales por medio de 155 contratistas de bosques. El territorio del bosque proporciona un suministro sostenible de madera para veinte aserraderos del estado.

“Trabajamos arduamente para brindar ganancias competitivas y la oportunidad de aumentarlas de manera significativa, al liderar el uso de tecnología de avanzada y las mejores prácticas de trabajo en su categoría”, explica Peter Tabor, gerente regional de Maine.

Un 20 % del territorio de Irving en Maine se dedica a la conservación del hábitat. La investigación y conservación forestal constituyen un punto principal en las actividades de explotación forestal de la compañía. “También hemos contribuido con más de 1 millón de dólares para la investigación forestal en la Universidad de Maine para ayudar a mantener las zonas boscosas de Maine saludables, productivas y sostenibles”, afirma Peter.

Irving Woodlands (junto con otros diecinueve propietarios de tierras y varios miembros del equipo de procesamiento de madera y corporativos) es miembro de la Cooperative Forest Research Unit (CFRU) de la Universidad de Maine en Orono. Entre las áreas de investigación en las que se trabaja en los últimos años, se incluyen la evaluación del riesgo y el impacto de futuros brotes de gusanos de pícea en los bosques de Maine y las estrategias para mejorar la regeneración de la madera dura, entre muchos otros temas que abordan cuestiones importantes de sostenibilidad de los bosques en el estado.

Los caminos anchos y rectos son un sello de Irving, y el fuerte transporte de cargas fuera de caminos es clave para reducir los costos de fibra.

Los caminos anchos y rectos son un sello de Irving, y el fuerte transporte de cargas fuera de caminos es clave para reducir los costos de fibra.

Las prácticas forestales de la compañía son auditadas por expertos independientes de acuerdo con los principios del Forest Stewardship Council (FSC) y de la Sustainable Forestry Initiative (SFI). “La certificación tiene que ver con la responsabilidad. No se fíen de nuestra palabra; consideren la rigurosa revisión independiente hecha por los expertos para asegurarse de que las zonas boscosas se regeneren con prontitud y que se tomen medidas para proteger la calidad del agua, el hábitat de la vida silvestre y las especies en riesgo”, dice Peter.

El programa de explotación forestal de Irving incluye un vivero que produce 25 millones de árboles por año, y una gran división de investigación de inventario y plantines. Hace poco la compañía descubrió una espora de origen natural en los árboles de pícea que los hace más resistentes al gusano de la pícea. Esta innovación tiene la patente pendiente.

La cosecha total por año de Irving en Maine es de un millón de toneladas “en una región donde los costos de la madera no son bajos”, explica Peter. Y aquí es donde las cosas se ponen interesantes. Para competir contra las astillas de madera dura extranjeras y de bajo costo, Irving se ha enfocado muchísimo en métodos eficientes para ahorrar costos en cada función y nivel de sus operaciones de explotación forestal, sin sacrificar la integridad de la tierra y los bosques o la calidad del producto.

La clave de toda la operación de los bosques es el transporte rentable. En el 2006, Irving invirtió en un depósito de astillas con una vía férrea que conecta sus bosques con el aserradero en Saint John, New Brunswick. La distancia entre el depósito y el aserradero es de unos 320 km (200 mi) por carretera, y Peter explica que “el ferrocarril acerca cien millas”.

En combinación con la vía de carga de Ashland, Irving hace gran uso del transporte mediante camiones fuera de la carretera, y usa la intricada red de caminos forestales heredados y recientemente construidos para trasladar fibra desde los emplazamientos de cosecha hasta el depósito en Ashland sin recorrer un solo kilómetro de camino pavimentado. Troncos de madera dura, pulpa de madera blanda de longitud larga y astillas llegan al depósito en camiones por caminos fuera de carretera y se envían por tren. El superintendente de operaciones, Josh Philbrook, dice que las cargas más grandes, que se hacen posibles gracias al transporte fuera de la carretera, representan un 20 % de ahorro respecto al transporte regular por carretera. Furgonetas especialmente diseñadas para las astillas transportan cargas de 60 toneladas cortas (1 tonelada equivale aproximadamente a 900 kg). Para un aprovechamiento total, Irving construyó un volquete de astillas especial en el 2006 que puede levantar el camión y el remolque, con lo que reduce el tiempo de carga en quince minutos porque no es necesario desenganchar el remolque.

El H822C se ocupa del aprovechamiento de troncos de alto valor, prepara árboles para el astillador y clasifica madera dura de arce y mixta en pilas indizadas.

El H822C se ocupa del aprovechamiento de troncos de alto valor, prepara árboles para el astillador y clasifica madera dura de arce y mixta en pilas indizadas.

En una puja por recortar todavía más los costos de transporte, Irving construye o reconstruye 160 km (100 mi) de camino forestal todos los años. “Algo que distingue a Irving son sus caminos rectos y de gran calidad, en función de la seguridad y la eficiencia”, afirma Josh. El foco se pone en caminos anchos y rectos con la mayor visibilidad posible para aumentar la velocidad promedio de los camiones de transporte.

Irving establece, financia y capacita a contratistas propietarios-operadores, que en su mayoría tienen una sola máquina y no un sistema completo. Los contratistas trabajan juntos, y un sistema típico combina un feller buncher con un skidder para la extracción inicial. A Irving prefiere los feller bunchers 822C para la mayoría de las operaciones de corte selectivo. El skidder (un 630D o un 635D, de acuerdo con el tamaño óptimo de arrastre, la distancia de arrastre y la flotación requerida) tira de la carga hasta una caja al costado del camino, donde un harvester H822C procesa y clasifica madera blanda, madera dura mezclada y arce; corta troncos aserrados y los valiosos troncos para enchapado antes de “preparar” la pulpa de madera dura rompiendo (pero sin quitar) las ramas para poder meter los árboles en el astillador y hacer que este los digiera más fácilmente.

Los troncos de madera dura, muy valiosos, se transportan a corta distancia con el skidder y se acopian en la parte más cercana al camino; la madera blanda se gira por detrás del harvester hacia el camino. Una vez que el procesador terminó y se transportaron los troncos y la madera blanda, entran en acción un skidder 630D y un astillador. Lo que queda son dos o tres grandes canchas de acopio de celulosa de madera dura con el largo de un árbol, o de casi un árbol. El arce queda encima de todo, e indexado unos tres metros más atrás y abajo se encuentra la clasificación de madera dura mixta. “El skidder puede quitar la parte superior y enviarlo al astillador sin desordenar la clasificación de abajo”, explica Josh.

Estas funciones de clasificación, aprovechamiento y preparación para el astillador solían realizarse con desramadores y cortadores. Los harvesters H822C, que cuentan con cabezales Waratah, son más eficientes, clasifican e indizan mejor, logran un mejor uso al cortar más troncos de alto valor, y todo con una máquina menos.

A fin de ayudar a que el skidder equilibre las distancias, se optimice para los turnos diurnos y nocturnos, y mantenga el procesador bien alimentado, Irving ha desarrollado su propio sistema SIG interno. Al final de cada turno, todos los datos relacionados con la actividad de corte del feller buncher se descargan en el skidder. A través de la interfaz de la cabina, el operador del skidder puede ver de un vistazo las rutas del feller buncher, así como las distancias y la topografía relacionadas. “Puede mirar todo el bloque y comprenderlo para ser más eficiente”, comenta Peter.

Otra área importante es la recolección de datos. Irving va más allá del rastreo de la productividad de la máquina y los costos de producción El tiempo de inactividad de la máquina se desglosa y categoriza cuidadosamente. Cuando una máquina no está activa, incluso por un período breve de tiempo, el operador debe asignarle uno de diez códigos de parada. El análisis de estos datos presenta muchos beneficios al momento de determinar cómo dirigir las mejores prácticas, de forma de crear el mayor grado de equilibrio y rendimiento.

Como hay gran énfasis en la mejora continua, Irving tiene empleados capacitados en Sigma-6, como Dana Johnston, completamente enfocados en iniciativas de mejoras de proceso. Dana explica que han resuelto requisitos de productividad por hora para el skidder mediante el análisis del tamaño del manojo, de la distancia y de la velocidad de tracción que puede alcanzarse en un bloque determinado. “El operador del turno de día puede mezclar y combinar… traer tres cargas de arrastre cortas y luego ir a buscar una larga”, dice Dana. Por lo general, los operadores del turno noche se mantendrán en los senderos más largos, en los que pueden ser más eficientes. Asimismo, los operadores de skidders intentarán ecualizar las distancias y los tiempos de arrastre al colocar los manojos distantes en la esquina más cercana del bloque y los manojos de corta distancia en las esquinas más alejadas.

Con una vía férrea de carga en  el depósito de Ashland, las operaciones de Maine la usan ampliamente para transportar astillas y rollizos.

Con una vía férrea de carga en el depósito de Ashland, las operaciones de Maine la usan ampliamente para transportar astillas y rollizos.

Los skidders apuntan a manojos de seis toneladas cortas, pero la carga puede disminuir hasta 3,5 toneladas cortas. Los operadores deben alcanzar un equilibrio entre el tamaño de la carga y el tiempo que usa el skidder para conseguirla. El número de clasificaciones y el volumen, así como la densidad del bloque, pueden restringir la carga de manera significativa. “Si el skidder tiene que detenerse cuatro veces, tal vez lo mejor sea traer manojos más pequeños, o hacer que el feller clasifique o arme gavillas más grandes si ya se sabe que va a afectar a los demás en el futuro”, comenta Peter.

Los astilladores trabajan en dos turnos de doce horas, cinco días por semana, y producen un promedio de 3000 toneladas a la semana. Irving realizó la transición al astillado en campo en el 2006. Antes, la madera para celulosa se procesaba en largos aleatorios y se transportaba como rollizos.

El astillado en campo da como resultado un 15 % más de volumen desde el principio, porque también se astillan las ramas grandes y las copas. Y las altas tasas de recuperación no son la única ventaja. Este proceso también es menos costoso. ¿Las desventajas? Un contenido ligeramente mayor de corteza y astillas un dos por ciento más grandes, que se descartan en los siguientes pasos del proceso. Pero, tal como dice Peter, “Estamos integrados, así que podemos hacer que funcione”.

El astillado en campo tiene otras ventajas, en especial para una compañía verticalmente integrada como Irving. De acuerdo con Josh y Peter, cuanto mayor es el procesamiento que se hace cerca del tocón, mejor. Esto es porque al final se disminuyen los costos de manipulación y transporte en los procesos futuros y se garantiza que cada producto llegue al mercado o al aserradero correcto por la ruta más directa.

Todas las tierras de Irving en Maine están diseñadas para uso abierto y están disponibles para que el público las use en actividades de recreación. En estos temas, Irving cuenta con la representación de North Maine Woods, una organización que administra terrenos recreativos para propietarios privados. Esta abarca más de 1,4 millones de hectáreas (3,5 millones de acres) y representa a propietarios que van desde grandes corporaciones como Irving hasta individuos y familias con parcelas relativamente pequeñas. Aunque la estructura de propiedades del terreno sea mixta, los usuarios recreativos cuentan con la guía de un único conjunto uniforme de regulaciones y tarifas; no tienen que obtener varios permisos o pagar diferentes tarifas de usuario destinadas a los diferentes propietarios.

Luego de haber visitado las operaciones por un día, no queda lugar a dudas de cuánto se preocupan la compañía y los empleados por el bosque. Peter y Josh no paran de cuestionarse y de discutir la manera en que se hacen las cosas hoy en día, y debaten cómo pueden mejorarse varios aspectos de las operaciones tanto si las mejoras se relacionan con la producción, la seguridad, la salud forestal o la estética. Prevalece una sensación evidente de orgullo y de pensamiento a largo plazo. “Estamos orgullosos de vivir, trabajar y criar a nuestras familias en Maine”, dice Peter. “Nuestro trabajo cotidiano en los bosques se trata de la sostenibilidad… para la comunidad, el medio ambiente y para la economía”.

Para ver una versión extensa del artículo, visite la sección “Contenido adicional” de BTB en: https://www.tigercat.com

Irving construyó un volquete de astillas especial que puede levantar el camión y el remolque, con lo que reduce el tiempo de carga.

Irving construyó un volquete de astillas especial que puede levantar el camión y el remolque, con lo que reduce el tiempo de carga.