Skip to content

BTB 33: Desde cero

Glenn Henderson Logging and Timber Co. es una compañía de cosecha grande y exitosa.

— Por Paul Iarocci

Con un total de siete equipos, el dueño Glenn Henderson y su hijo Manuel describen las operaciones de la compañía con un evidente sentimiento de orgullo.

Especialista en ventas de Equipos de B&G Cleve Altman, gerente general Manuel Henderson y Glenn Henderson, posan delante de un skidder de Tigercat.

Especialista en ventas de Equipos de B&G Cleve Altman, gerente general Manuel Henderson y Glenn Henderson.

“Manuel maneja todos los trabajos de cosecha”, explica Glenn. “Tenemos tres equipos de Plum Creek que pueden hacer raleo y tala rasa. Plum Creek trabaja con rotaciones de 28 a 30 años, y un raleo a los trece años”. Tres grupos adicionales (dos para raleo y uno para tala rasa) trabajan exclusivamente en madera privada que compra la compañía.

“El séptimo grupo es uno de pantano”, dice Glenn. Tal vez este grupo tenga un propósito nostálgico para Glenn, ya que él dio sus primeros pasos en la cosecha en pantanos, mucho antes de que la profesión se beneficiara con los feller bunchers sobre orugas de vanguardia y alta flotación, los shovel loggers y los skidders duales de tracción en las seis ruedas de Tigercat.

Un feller buncher 724E tala un árbol con la sierra de acumulación 5500 en un bosque tupido.

Glenn y Manuel prefieren la versatilidad de la sierra 5500 para las operaciones de tala rasa.

Glenn también comenzó hace poco con un trabajo de astillado y usa un astillador Morbark con disco de 22 pulgadas, que ya tenía y había utilizado antes en su aserradero. Tiene un contrato con Boise Cascade en Jackson, Alabama, para suministrar 40 cargas de astillas para combustible por semana. El negocio del aserradero, que produce principalmente plataformas, ha crecido en los últimos tiempos debido a la fuerte demanda de la industria del petróleo y el gas.

Henderson empezó de abajo e hizo todo lo que correspondía; trabajó primero en los bosques como aserrador en un trabajo que manejaban dos de sus tíos. Luego de trabajar en campos petroleros y de un año de universidad, regresó a los bosques y cambió una beca para jugar fútbol americano por un puesto en el equipo de la compañía Scott Paper. “Scott Paper tenía muchos equipos en su empresa; yo terminé trabajando para ellos durante cinco años y medio”, recuerda Glenn.

Exterior de Logging & Timber Co. de Glenn Henderson.

Glenn construyó su compañía desde cero durante los últimos veinte años.

Glenn aprendió mucho sobre las varias facetas diferentes de la industria de explotación forestal mientras trabajaba para la empresa basada en Mobile, Alabama. Pasó del área de la cosecha a la de gestión de terrenos y finalmente a un equipo de camino antes de irse, después de más de cinco años.

Rebosante de confianza y entusiasmo juvenil, Glenn dejó Scott alrededor de 1986 para unirse a su padre, Van, en un emprendimiento familiar de trabajo con madera. “Él iba a comprar madera, y yo iba a cortarla. Comenzamos comprando algunas máquinas usadas a la Scott Timber Company con la ayuda de un préstamo otorgado por la Scott Credit Union”. Durante un año trabajaron juntos, pero finalmente decidieron no continuar y se separaron.

Un feller buncher 724E tala un árbol siete veces su altura.

A Glenn le gustan los feller bunchers 724E para los equipos de tala rasa. Luego se presentó para un trabajo en pantano manejado por Leaf River (la compañía fue adquirida después por Georgia-Pacific) y estuvo afiliado con GP hasta el 2000, cuando Plum Creek adquirió la cartera de zonas boscosas en todo los Estados Unidos. La compañía de Glenn corta para Plum Creek hasta el día de hoy.

Luego se presentó para un trabajo en pantano manejado por Leaf River (la compañía fue adquirida después por Georgia-Pacific) y estuvo afiliado con GP hasta el 2000, cuando Plum Creek adquirió la cartera de zonas boscosas en todo los Estados Unidos. La compañía de Glenn corta para Plum Creek hasta el día de hoy.

En 1995 Glenn comenzó a comprar madera y, a medida que lo hacía, sus operaciones se expandían. En estos días, la compañía emplea a dos compradores de madera de tiempo completo.

Glenn también participó en los comienzos de la Mississippi Loggers Association (MLA) y de la Corporación de Autoseguro establecida en 1991. “Fuimos una de las primeras asociaciones implicadas con el autoseguro”, dice Glenn.

La relación entre Glenn Henderson Logging and Timber y Tigercat del 2002, cuando Glenn le compró un skidder 630B a David Long (que era en ese entonces un vendedor para B&G Equipment de Hattiesburg). “Desde ese entonces, casi todos los skidders que he comprado fueron de Tigercat”, dice Glenn.

Un skidder 630D de Tigercat arrastra una carga de troncos en un emplazamiento.

Glenn ha comprado varios skidders 630D equipados con Turnaround, con neumáticos de 35,5 para tener más estabilidad y duración. Las máquinas 630D son usadas por los equipos de raleo de tala rasa.

En estos días las preferencias de Glenn son específicas respecto del equipo. Para la tala rasa, le gustan los feller bunchers 724E equipados con sierras de tala 5500. “La 5500 tiene mucha más versatilidad si cambiamos de tala rasa a raleo”, explica Glenn. Los equipos dedicados al raleo usan fellers 718E con sierras de acumulación serie 5000. Plum Creek suele usar raleos de quinta fila en filas de doce pies.

Todos los skidders son modelos 630D con neumáticos de 35,5 para tener más estabilidad y duración. A los operadores les gustan los skidders para las aplicaciones de raleo porque usan el Turnaroud para retroceder por las filas de raleo. Y por supuesto, trabajan bien para los grandes cortes rasos. “Con el 630D, puedes levantar una carga e irte. No puedes hacer eso con otras marcas de skidders”.

La elección del equipo es importante para Glenn, y no solo en términos de productividad. “Somos prácticos. Manejo [las máquinas] mucho. Siento que si el operador está cómodo y satisfecho, se quedará en la máquina un poco más, y el funcionamiento de las Tigercat es suave”.

El volumen semanal es de 300 a 350 cargas. Glenn hace su propio transporte, con una flota de 25 camiones. Su esposa, Jackie, maneja la oficina, y su hijo mayor, Jonathon, tiene dos cuadrillas propias.

Un skidder 630D arrastra troncos al bloque de corte.