Skip to content

BTB 36: Crítico y demandante

Las operaciones de tala crítica de Dalfey consisten en madera de gran tamaño y acomodamientos suaves.
Uno de los nuevos forwarders 1075B con aproximadamente 22 toneladas métricas de troncos podados en los colectores.

Uno de los nuevos forwarders 1075B con aproximadamente 22 toneladas métricas de troncos podados en los colectores.

— Paul Iarocci

Uruguay es un país de praderas autóctonas con ligeras ondulaciones, donde pastorean 12 millones de cabezas de ganado. Luis Achugar, director de la empresa de cosecha Dalfey S.A. con sede en Rivera (Uruguay), observa que su país se mueve en dirección opuesta a muchos otros. Mientras que muchos países eliminan las plantaciones nativas y forestales para favorecer los pastos y tierras de cultivo, en Uruguay los pastos se convierten en bosques de eucaliptos y pinos sumamente eficientes.

Dalfey está asociada con la empresa forestal familiar COFUSA, también con sede en Rivera. COFUSA ha participado en la gestión forestal y de plantaciones en los suelos arenosos de la región de Rivera-Tacuarembo al norte de Uruguay desde 1988. La temporada de cultivo es larga y las precipitaciones anuales pueden superar los 2000 mm (80 in). La tenencia de tierras forestales de COFUSA equivale a 40 000 hectáreas (casi 100 000 acres) principalmente de la especie Eucalyptus grandis. URUFOR es la empresa asociada que procesa los troncos de las plantaciones de COFUSA en un aserradero realmente de vanguardia, que produce madera y productos industrializados de alta calidad. Con una ubicación estratégica, la distancia promedio al aserradero es de tan solo 30 km (20 mi). Las dos empresas emplean a más de 600 personas.

El H845C procesando en plantaciones en una segunda operación de raleo; el harvester parece pequeño en comparación con los enormes eucaliptos que lo rodean.

El H845C procesando en plantaciones en una segunda operación de raleo.

Luis estudió agricultura en Montevideo, y en sus años finales, decidió especializarse en la industria forestal, una decisión aparentemente extraña a finales de los noventa, cuando la industria forestal uruguaya estaba en pañales y muy lejos del corte anual de 13 millones de metros cúbicos de hoy en día. “Esto fue incluso antes de que existiera una planta de celulosa en Uruguay”, asegura Luis. Pero la decisión resultó ser premonitoria. Comenzó a trabajar en COFUSA en el 2000 y permaneció allí siete años, pasando por diversos departamentos donde aprendió acerca de las operaciones de siembra, poda, ingeniería de caminos y cosecha.

En 2007, COFUSA le sugirió que se convirtiera en contratista forestal. Era una asociación perfecta. Luis comprendía las complejidades de la explotación forestal, la infraestructura vial y los procedimientos de cosecha y ya había demostrado las habilidades de gestión necesarias. Para COFUSA, retener a un contratista que había sido un antiguo empleado de la empresa era una gran ventaja: ayudaba con el control de calidad de la variedad de productos finales y, al mismo tiempo, aseguraba el suministro fundamental de materia prima.

COFUSA había mecanizado sus operaciones de cosecha en 2005. En 2008, durante la fase de investigación de nuevos equipos, Luis y Andrés Gómez (gerente forestal de COFUSA) visitaron las instalaciones de la fábrica de Tigercat y se convencieron de que Tigercat ofrecía una solución aceptable a sus requisitos únicos de sistemas de cosecha. En 2009, Luis compró dos forwarders 1075B, un feller buncher 855C personalizado y un harvester H855C. Durante los últimos cinco años, ha agregado tres forwarders 1075B más, otro H855C, un H845C, un feller 822C usado y un cargador 220D. Al asociarse con COFUSA, Dalfey cosecha gran parte de la madera que pasa por el aserradero, así como también de la madera para celulosa.

Parte del éxito de COFUSA y URUFOR se debe a una materia prima homogénea y un control de calidad estricto a lo largo de todo el proceso. Muy pocas empresas del mundo producen madera de eucalipto de alto valor y COFUSA ejerce un control exacto de la cadena de suministro, desde el plantín hasta el patio astillero. Por su parte, Dalfey garantiza la calidad y el suministro de troncos de URUFOR.

El supervisor, Marcos de Oliveira, con Luis (centro) y un operador del H855C, Rolando, delante de su harvester Tigercat.

El supervisor, Marcos de Oliveira, con Luis (centro) y un operador del H855C, Rolando.

La historia de COFUSA es inspiradora. La empresa comenzó en 1988. El plan original era cultivar eucaliptos y exportar celulosa a Escandinavia. En 1992, la familia decidió ingresar al negocio de la producción de madera para la exportación. En ese momento, era una idea innovadora. Las demás empresas cortaban eucaliptos para pallets, pero ninguna intentaba producir madera con la certificación FSC y de alta calidad destinada a competir contra las maderas duras tropicales. Se realizó una importante investigación, desarrollo e inversión de parte del sector de aserradero del negocio para determinar un método para producir tableros y productos industrializados que pudieran competir con las maderas duras tradicionales más conocidas.

COFUSA comenzó a cosechar plantaciones heredadas en 1992 y a ralear sus propias plantaciones en 2002. El aserradero se expandió rápidamente durante la última década, lo que permitió agregar equipos de aserrado italianos y alemanes avanzados. Las ofertas de productos y el rendimiento diario también crecieron. URUFOR exporta tableros, vigas laminadas y productos de uniones dentadas para diversos usos, como carpintería, marcos de ventanas, revestimientos de pisos, muebles y pallets para los mercados de Europa, Asia, África, Australia, Medio Oriente y Norteamérica. El aporte anual del aserradero es de 300 000 metros cúbicos (aproximadamente 300 000 toneladas).

El problema del eucalipto es que se seca rápidamente, lo que hace que se quiebre. Desde el momento en que un feller buncher derriba un árbol, un cronómetro imaginario comienza a funcionar. Los troncos para aserrar cortados de ese árbol deben llegar al patio astillero en 24 horas a partir del momento en que el árbol toca el suelo del bosque. Es el arquetipo de la “tala crítica”, y la operación demuestra la importancia que tiene la disponibilidad de máquinas y del equilibrio del sistema.

Las operaciones de cosecha

Uno de los nuevos forwarders 1075B de Dalfey. La nueva grúa de Tigercat mejora la productividad, en este caso recogiendo tres troncos, en comparación con el Loglift que solo podía manipular dos.

Uno de los nuevos forwarders 1075B de Dalfey. La nueva grúa de Tigercat mejora la productividad, en este caso recogiendo tres troncos, en comparación con el Loglift que solo podía manipular dos.

Existen algunos aspectos que son de alguna manera únicos para las operaciones de cosecha de Dalfey. Para comprenderlos del todo, se debe tener una apreciación del proceso de explotación forestal subyacente de COFUSA, que es intenso. En los primeros años posteriores al cultivo, se aplican determinados tratamientos con herbicidas y fertilizantes. Las podas tienen lugar en los primeros cinco años a 10 m (33 ft) de altura. El primer raleo comercial ocurre a los 7-9 años, y a los 13-15 años un segundo raleo produce troncos para celulosa y troncos para aserrar.

Visitamos un segundo raleo de 15 años. Dado que la mayor parte de la madera se destina a la planta de celulosa, la operación no es crítica y el feller buncher ya se había trasladado hacia otro emplazamiento. (La madera ya es demasiado grande para ser talada de manera eficiente y eficaz con un harvester). Un harvester sobre orugas H845C de Tigercat equipado con un 7000 de Log Max procesa en la plantación y uno de los forwarders 1075B originales de 20 000 horas extrae troncos para celulosa de 7 m (23 ft) y troncos para aserrar de 5 m (16 ft) hacia el costado del camino.

Después de este raleo, únicamente quedan en la plantación 150 árboles por hectárea. La poda y el raleo intensos están respaldados por páginas y páginas de estudios que tienen en cuenta mucho más que el rendimiento del volumen total de la tala final. Como explica Luis, es más importante aplicar dólares reales a los productos finales aserrados a partir de la madera más grande. “Algunas personas preguntan por qué dejamos tan pocos árboles en la plantación”, dice Luis, reconociendo que el volumen general se reduce. “Pero el valor de los árboles se optimiza en términos económicos en función de los productos que se obtienen a partir de ellos”. En este caso, menos es más.

COFUSA se beneficia del hecho de que Luis comprende la lógica detrás de las decisiones y del final del juego. Por supuesto que no es óptimo para los transportes del tamaño del 855C de Tigercat talar y procesar tres y cuatro toneladas métricas de árboles durante todo el día, pero aquellos troncos para aserrar macizos que pasan zumbando por el aserradero mientras los escáneres y las sierras hacen su magia son lo que diferencia a COFUSA – URUFOR de todas las demás empresas de productos forestales del planeta.

Luis posa en la base de un eucalipto talado, el diámetro del árbol es la mitad de su altura.

La tala final se produce a los 20 años. Para ese momento, los árboles miden 45 m (150 ft) de altura y el tamaño de la pieza promedio es de 3 toneladas métricas (3,3 toneladas cortas). Con una tala de 10 m, los árboles producen dos troncos limpios de 5 m y tres troncos sin podar para aserrar. El resto de los árboles se comercializa como madera para celulosa.

Para atenuar aún más los daños costosos de los quiebres, los gigantes se deben controlar y tumbar suavemente durante el proceso de tala. Esto elimina la posibilidad de utilizar una sierra de tala direccional que evitaría todo el doble corte y sería mucho más fácil en el transporte. En su lugar, Luis debe usar un feller buncher y una sierra eléctrica para controlar la tala y tumbar los árboles. El feller buncher 855C trabaja un turno por día. Dado que la operación es tan delicada, el feller no puede adelantarse más que un turno al resto del equipo. En total, el 855C ha trabajado 6600 horas solo en cinco años en esta aplicación tan extrema. Increíblemente, los problemas estructurales se han limitado al ensamblaje de una muñeca de 30 grados que requirió una placa de refuerzo y una cuchilla de sierra agrietada; algo de lo que Luis no se queja.

El feller tumba los árboles en un patrón de abanico espaciado, de manera que las ramas (las más grandes pueden tener 12-20 cm [5-8 in] de diámetro) puedan quitarse manualmente. Después, el harvester sobre orugas H855C equipado con un 10000 de Log Max procesa los troncos macizos. Mientras observa al operador del harvester (Rolando) que se traba en lucha con los árboles al borde de la plantación, Luis calcula el volumen de un árbol que Rolando acaba de procesar. Los cinco troncos para aserrar pesan aproximadamente 6 toneladas métricas, sin tener en cuenta los dos troncos para celulosa. Dos harvesters trabajan en dos turnos por día y producen 450-650 toneladas métricas (500-720 toneladas cortas) por máquina por día.

Algunos de los árboles al borde de la plantación son bastante grandes. Aunque este tronco tiene alrededor de siete toneladas métricas, Rolando lo procesó sin inconvenientes.

Algunos de los árboles al borde de la plantación son bastante grandes. Aunque este tronco tiene alrededor de siete toneladas métricas, Rolando lo procesó sin inconvenientes.

Dos forwarders 1075B (comprados a finales de 2013) también trabajan doble turno para mover la madera al costado del camino y alcanzar una producción mensual de 24 000-26 000 toneladas métricas (26 500-28 660 toneladas cortas). Los operadores del forwarder del turno noche también cargan camiones porque el cargador 220D de Tigercat solo trabaja un solo turno de día. En total, los forwarders y los harvesters suman 5000 horas por año. Las máquinas 1075B originales (compradas a finales de 2008 y a principios de 2009) y ahora utilizadas en las operaciones de raleo han acumulado más de 20 000 horas cada una. Luis considera que los forwarders son esenciales para su operación y asegura que ninguna otra marca podría realizar esta tarea de manera tan eficiente, al observar que la capacidad de carga es mayor y que el rendimiento de combustible es más favorable que cualquier otra máquina que haya manejado.

Prototipo de grúa y garras

Cuando Luis compró el segundo conjunto de forwarders, ambas máquinas venían equipadas con el prototipo de grúa de Tigercat. El F195F85 de alta capacidad lleva las máquinas a otro nivel. “Aún no he realizado los estudios de tiempo, pero incluso con los problemas del rotador, la productividad es mayor”, dice Luis. (Tigercat también está probando un prototipo de rotador en ambas máquinas). Una observación aproximada realizada por el departamento de ingeniería de Tigercat de una máquina en un turno reveló una producción promedio de 58 m3 por hora, en comparación con el promedio a largo plazo de Luis para las máquinas originales de 45 m3 por hora. El consumo de combustible en las máquinas más antiguas promedia los 14 l/h en comparación con los 16-17 l/h de las máquinas nuevas, aunque Luis afirma que parte de esa diferencia se debe al hecho de que los forwarders nuevos realizan menos cargas de camiones (un trabajo relativamente fácil).

Los troncos limpios pesan 0,75-1 tonelada métrica. Luis asegura que el forwarder antiguo únicamente podía levantar un tronco a la vez. Si el tronco se encontraba alejado de la máquina o si era particularmente pesado, el operador debía arrastrarlo hacia la máquina antes de levantarlo o maniobrar la máquina más cerca de los troncos. Las máquinas nuevas pueden manipular fácilmente un único tronco y en ocasiones, recoger dos troncos a la vez, duplicando de manera eficaz la producción por ciclo de vida. También es igualmente significativa la cuestión del mayor tamaño de la garra (una de las máquinas también está equipada con el prototipo de garra FG430 de Tigercat) y la mayor productividad en las actividades con troncos para celulosa. “Una máquina ha realizado 535 cargas de camión en 23 días. Esto se acerca a las 700 toneladas métricas por día, además de la carga de 70 camiones”, dice Luis. Si alguna vez hubo una aplicación diseñada especialmente para el 1075B, es esta.

Luis Achugar con el operador del forwarder Hugo de Canto.

Luis Achugar con el operador del forwarder Hugo de Canto.

Luis mantiene un seguimiento de todos los números y puede calcular fácilmente la producción por persona, por máquina, por turno y por litro de combustible consumido. También controla cuidadosamente el tiempo de inactividad y el consumo de combustible de las orugas. Los operadores reciben bonos en función de los criterios de productividad y tiempo de actividad de la máquina. Todos los operadores se capacitan desde cero. Aunque los nuevos empleados pueden tener experiencia en el manejo de equipos agrícolas, Luis no contrata a ninguna persona con experiencia previa en equipos de tala y observa más la personalidad que la experiencia y las calificaciones. Luis felicita constantemente a sus operadores mientras nosotros observamos las operaciones. Al observar al operador del forwarder Hugo de Canto que recoge en silencio una carga de troncos para aserrar, Luis comenta: “si no oyes ningún ruido a hierro es porque los operadores están trabajando bien en los forwarder”.

El prototipo de la garra FG430 de Tigercat.

El prototipo de la garra FG430 de Tigercat.

El supervisor de los equipos de tala rasa, Marcos de Oliveira, trabajó con Luis en COFUSA. “Cuando le dije que abandonaba la empresa, me dijo que venía conmigo”, dice Luis. Dalfey emplea a 40 personas divididas en tres equipos para el primer raleo, segundo raleo y tala rasa. La rotación de empleados es extremadamente baja y es obvio por las máquinas bien mantenidas y los interiores impecables de las cabinas que los operadores valoran su trabajo y sus equipos.

Related Videos