Skip to content

BTB 38: Sensores de proximidad de la pluma para el 234

Cuando se debe llevar el cargador a una nueva zona de carga y descarga, la garra se engancha, por lo general, al talón para preparar el cargador para su transporte.

Los sensores de proximidad de la pluma son importantes, sobre todo cuando se deben extender completamente los cilindros de elevación y de brazo para colocar la garra cerca de la pluma segundaria (necesario para el transporte de la máquina).

Los sensores de proximidad de la pluma son importantes, sobre todo cuando se deben extender completamente los cilindros de elevación y de brazo para colocar la garra cerca de la pluma segundaria (necesario para el transporte de la máquina).

Para llevar a cabo esta operación, se deben extender los cilindros de elevación y de brazo con la garra abierta. Cuando la garra desciende hacia el talón, se cierra para poder colocarla cerca de la pluma secundaria. Esta posición con la pluma extendida en forma recta en el aire es una de las posiciones más peligrosas para el cargador porque genera un centro de gravedad muy alto. Esta operación se debe realizar con cuidado para evitar que los cilindros golpeen el tope a máxima velocidad. Una funcionalidad relativamente nueva del cargador 234 de Tigercat son los sensores de proximidad de la pluma que reducen la velocidad de los cilindros antes de que lleguen al tope y, de esta manera, actúan como un amortiguador. Esto es importante no solo para evitar que se dañen los cilindros, sino que también protege los pasadores, los cojinetes y las estructuras. Las máquinas que se controlan con joystick no pueden aprovechar los sensores de proximidad de la pluma porque se necesita una señal eléctrica para ajustar el flujo que llega al cilindro. En estas máquinas, es importante que el operador reduzca la velocidad de los cilindros antes de que lleguen al tope porque si se los golpea continuamente, la máquina sufrirá daños que involucrarán costos altos.