Skip to content

BTB 39: SUNCHIP GROUP

La clave está en la pasión, el orgullo y la diversidad.

– Glen Marley, representante de ventas en Australasia y en la región sureste de Asia

Mark Blackberry fundó en abril de 1997 el Sunchip Group con sede en Maryborough, en la región sureste de Queensland. Al igual que la mayoría de los contratistas forestales exitosos y apasionados, Mark comenzó temprano. Como creció en una región difícil de Scottsdale al noreste de Tasmania, de una manera u otra Mark trabajó en la industria desde que era un niño. Se convirtió en un operador bien formado y respetado, a tal punto que después de pasar una temporada en la Liga de Fútbol Australiano o AFL (la competencia profesional de más alto nivel en el deporte del fútbol australiano), Mark trabajó en Valmet Corporation durante cinco años, cuyas responsabilidades incluían muchos viajes como operador de demostración y especialista en ventas.

Harvester sobre orugas LH855C Tigercat de Sunchip Group con un cabezal cosechador HTH624C Waratah que opera en Tumut, Nueva Gales del Sur, Australia.

Harvester sobre orugas LH855C Tigercat de Sunchip Group con un cabezal cosechador HTH624C Waratah que opera en Tumut, Nueva Gales del Sur, Australia.

Desde la concepción de Sunchip en 1997, la compañía ha atravesado periodos de rápido crecimiento seguidos de recortes de personal en respuesta al mercado y el ciclo económico. Actualmente, Sunchip está en crecimiento a un índice manejable y sensible después de adquirir ciertos conocimientos. La compañía cuenta con una fuerza laboral de 120 personas y en Queensland se cosechan y remolcan alrededor de un millón de toneladas métricas al año de pino ellioti y del Caribe, lo que convierte a Mark en uno de los contratistas forestales de mayor volumen de producción en Australia. La cosecha proviene de las plantaciones sostenibles de Tuan y Wongi, en Maryborough y Gympie, Queensland, Australia.

Hace poco, Sunchip obtuvo el segundo premio en la industria del transporte de mejor nivel en Australia (Trucksafe Australia) y está muy orgulloso de que Sunchip sea la primera compañía forestal en recibir tan destacado honor.

Cuando se le preguntó cuál era el secreto de este éxito, el excepcionalmente orgulloso hombre de familia dijo: “En realidad es muy sencillo, solo tienes que tratar con respeto a todos los empleados, las compañías forestales y los proveedores e intentar serles útil. Si a cambio no logramos ese resultado, entonces no trabajaremos con ellos”. Mark prosigue, “La mayoría de nuestros empleados han estado con nosotros por más de diez años, con algunos que han permanecido desde nuestros primeros días en 1997; por eso supongo que esos principios sencillos que aprendí jugando al fútbol están dando buenos resultados”.

La compañía opera 30 combinaciones de camión y doble remolque (dos remolques de tres ejes unidos con una quinta rueda adicional) con una carga de aproximadamente 42 toneladas métricas y una mezcla de máquinas de cosecha Tigercat, Komatsu y Madill. “Es una gran inversión”, comenta Mark. “Un buen personal te da la confianza de desembolsar ese capital, porque sabes que cuidarán el equipo para que podamos ganar algo de dinero de todo eso”.

Mark colaboró con el fabricante de remolques de Tasmania, Elphinstone, para desarrollar remolques a medida, acordes a los árboles completos de 18,3 m (60 ft), del aserradero en Maryborough, el único que procesa troncos completos en Australia. «Sabemos que las relaciones sólidas con nuestros proveedores benefician a ambas partes en el recorrido hacia la innovación».

Mark resalta que el grupo de compañías Sunchip es muy diverso, y esta diversidad también está presente en la propia familia de Mark. Su esposa Gina es Licenciada en educación. Sam, su hijo mayor, va a la academia de desarrollo Brisbane Lions AFL y sus tres hijas son talentosas en baile, actuación y modelaje; hace poco compitieron y se presentaron en búsquedas de talentos en Orlando, Florida.

El modelo LS855C de Sunchip Group funcionó con la sierra de tala direccional 5195 Tigercat en la región de Oberon. La máquina emprendió su camino cuesta arriba y dejó a su paso pinos radiata grandes perpendiculares y en hilera.

El modelo LS855C de Sunchip Group funcionó con la sierra de tala direccional 5195 Tigercat en la región de Oberon. La máquina emprendió su camino cuesta arriba y dejó a su paso pinos radiata grandes perpendiculares y en hilera.

Sin dudas esta visión de la diversidad hizo que Mark abandonara a su proveedor de maquinarias preferido anterior cuando compró dos skidders 635D de Tigercat en 2011 para las operaciones en Queensland, donde anteriormente se utilizaban máquinas de extracción de ocho ruedas en los terrenos húmedos y arenosos del bosque de Tuan. Mark dice «que esos primeros skidders de Tigercat de seis ruedas realmente revolucionaron nuestras operaciones y nos dieron un aumento en la producción por hora. Cuando las mareas azotan y el agua literalmente se filtra por el suelo en el medio de las plantaciones a pesar de que la costa está a no menos de cinco kilómetros de distancia, aún tenemos mucha disponibilidad con las máquinas de seis ruedas». Continúa diciendo que “solo la confiabilidad de estas unidades nos abrió los ojos de tal manera que entablamos una buena relación con Onetrak (distribuidor australiano de Tigercat). Luego comenzamos a mirar otras máquinas que ofrecía Tigercat”.

En enero de 2014, Mark compró la primera de sus cuatro máquinas sobre orugas Tigercat, un modelo LH855C dotado de un cabezal cosechador Waratah HTH624C. La máquina fue a trabajar a Tumut, en la región sur de New South Wales donde Mark impuso el concepto de usar máquinas de nivelación, tala y arrastre modernas en reemplazo de las tradiciones operaciones con cable que otros han probado en la región. Con pendientes pronunciadas en la región rica en barro en la ladera oeste de Snowy Mountains, parte del Gran Cordón de Australia, estas máquinas trabajaron con comodidad cuesta arriba en pendientes de 60 %.

Sunchip compró hace poco el harvester LH855C junto con un LS855C dotado de una sierra de tala direccional 5195 Tigercat para talar y apilar pinos radiata grandes de 1,2 a 1,8 m³ (1,75 a 2,5 ton) en la región de Oberon, hacia el norte de Tumut. La máquina hizo su trabajo cuesta arriba, dejando los árboles en forma perpendicular y en hilera sobre la pendiente. El HTH624C con LH855C procesa los árboles que luego se retiran con un forwarder convencional.

Cuando la pendiente, el terreno o los niveles de humedad se vuelven demasiado desafiantes para el forwarder, el LS855C arrastrará los árboles ya sea hacia arriba o hacia abajo de la pendiente hasta donde el equipo tradicional sobre suelo pueda procesarlos y extraerlos. Mark comenta: “Este concepto de shovel y logging que ahora está ganando popularidad en Nueva Zelanda no es tan nuevo pero la confiabilidad, seguridad y productividad que caracterizan al trabajo de las máquinas de Tigercat en pendientes pronunciadas dejan a las otras marcas fuera de competencia. El sistema sobre suelo de corte a medida modificado es más costoso que una sencilla operación de corte a medida, pero es más económico y más seguro que las operaciones de cable que se utilizaban en el pasado”.

Con la incorporación de un 860C de Tigercat de base plana equipado con la sierra de tala 5702 en las operaciones en Queensland en mayo de 2014, Mark resalta, “estoy muy contento con el producto de Tigercat y la pasión que le ponen para prestar servicio y desarrollar las máquinas. Sin dudas, estas máquinas son lo mejor que alguna vez tuve dentro de esta categoría. Tigercat no tiene miedo de escuchar lo que quieren los clientes”.

Durante un viaje rápido a Canadá en diciembre pasado, Mark y su hijo Sam no solo pudieron reunirse con los equipos de administración e ingeniería sino que también pudieron ser testigos de la dedicación, la pasión y calidad que se ponen en todas las máquinas de Tigercat, incluido el segundo shovel logger LS855C de Mark mientras se ensamblaba en la planta de fabricación. Mark sigue buscando nuevas oportunidades de mejorar la flexibilidad de la compañía y explica que su relación con Tigercat es una parte importante de sus planes de seguir adelante.