Skip to content

BTB 41: CAPACITACIÓN EN LA TAIGA

Cuando nos aventuramos hacia el Lejano Oriente de Rusia, como sucede con una visita a cualquier lugar remoto para capacitar a los operadores o para hacer consultas con las compañías forestales, uno siempre sabe que será toda una aventura.

– Gary MacDonald, soporte de productos de Tigercat

Por ser de Canadá, un país que se extiende en seis zonas horarias, no me resultan extrañas las grandes extensiones de tierra con distancias enormes entre una ciudad y otra. Pero Rusia lleva todo al siguiente nivel. Es un país inmenso con once zonas horarias, climas variados y una población dispersa en las grandes áreas rurales que enfrentan desafíos en la infraestructura de caminos.

Harvester 860C de Tigercat con 20 000 horas.

Harvester 860C de Tigercat con 20 000 horas.

El bosque más importante de Rusia forma parte de una de las biomasas más grandes del mundo, el bosque boreal, que representa un quinto de la cubierta forestal del planeta. Conocido en Rusia como Taiga, es más grande que el Amazonas. Alberga muchas de las mismas especies que hay en Canadá y Alaska (alerces, pinos, píceas, abeto balsámico, abedules y álamos temblón). Recorrimos principalmente la región del extremo oriental de Rusia, que muchos norteamericanos conocen como Siberia. El bosque boreal siberiano contiene el 55 % de coníferas del mundo. El valor de los pinos, las píceas, los alerces y los abetos balsámicos se asocia a la madera de gran dimensión que se utiliza con fines domésticos pero que principalmente se exporta. Los pinos, la especie más importante y de mayor demanda en el este, varían entre 0,2 y 1 m³ por árbol. (Un metro cúbico equivale a una tonelada de EE. UU. aproximadamente).

Un grupo de operadores y empleados de Tigercat en el emplazamiento, varios de los hombres hacen el gesto de aprobación con los "pulgares arriba".Para viajar de Toronto a Bratsk, la capital forestal en la región oriental de Rusia se requieren diecisiete horas de vuelo, esperar once horas en aeropuertos y cruzar doce zonas horarias. Desde Bratsk, hay que hacer un viaje de cinco horas recorriendo 300 km (186 millas) para llegar a un lugar llamado Novaya (Nueva) Igirma con una población de 11 000 habitantes. La compañía RFG le pidió a Tigercat que capacite a sus operadores en función del nivel de habilidad evaluado de quienes utilizan sus feller bunchers. RFG tiene tres aserraderos y 80 máquinas forestales de Tigercat. En Nueva Igirma se encuentran dos de los aserraderos, que consumen 1.33 millones m3 por año; el 80 % es cortado con máquinas de Tigercat. El tercer aserradero, ubicado en UST-Kut, consume 1,1 millones m³ por año.

La idea era capacitar a cuatro grupos de operadores en sesiones de tres días; es decir que un total de dieciséis operadores recibirían capacitación. El primer día de capacitación sería en el aula con Artem Shilov, mi compañero de viaje y representante El equipo delante del feller buncher 860C. de soporte y ventas de fábrica de Tigercat para Rusia. Artem daría una clase teórica sobre las mejores prácticas y revisaría los manuales del operador. Los últimos dos días eran para una capacitación en campo donde se llevaría a cabo un estudio de tiempos para determinar la manera en que puede mejorarse la operación de tala. Un segundo estudio de tiempos evaluaría el nivel de cumplimiento de los objetivos deseados. Desafortunadamente, por cuestiones climáticas y de logística, tuvimos que modificar la planificación en el camino. Una de las cosas que aprendimos en Rusia a causa de la logística para el traslado de las máquinas que debía modificarse constantemente y las condiciones climáticas impredecibles, es que si tenemos un plan, pronto tendremos que cambiarlo.

El primer lugar estaba a 120 km (75 millas) de Novaya Igirma. El viaje hasta el campamento, que hicimos en un camión Kamaz 6×6 con capacidad para 28 pasajeros, fue de casi cuatro horas, seguidas de otros 40 minutos hasta el lugar de trabajo. El Kamaz fabricado en Rusia ha marcado un récord en el Dakar con 13 carreras ganadas. Estaba muy contento de que nuestro conductor no creyera que el camión pudiera ir tan rápido como los camiones del Dakar, pues ¡estoy seguro de que nadie viajó en la parte trasera de un Kamaz para el Dakar!

Las máquinas con que contaban en este lugar incluían un feller buncher 860C (8000 horas), un feller buncher L870C (14 000 horas), dos skidders 630D (13 000 horas) y cuatro procesadores H250B con cabezales cosechadores 622B (14 000 horas). En la capacitación se usó un feller buncher 860C. El tamaño de las piezas en este emplazamiento era de 0,2 a 0,3 m³ por árbol y los árboles se cortaban en largos de 4 m (13 ft) La producción del feller buncher era de 90 a 110 m³ por hora, según el operador.

Vista aérea de un bloque de corte pequeño con un campamento de cosecha típico en el fondo.

Un bloque de corte pequeño con un campamento de cosecha típico en el fondo.

La capacitación sobre las mismas máquinas del segundo grupo se llevó a cabo en un lugar al que llegamos en un vehículo de reparto Gazele hecho en Rusia. Nuestro conductor parecía, sin dudas, que tenía la intención de probar que su vehículo era más rápido que un Kamaz o que cualquier otro en el camino. Intentamos completar una capacitación práctica pero la lluvia impidió el traslado de las máquinas. En general, los bloques de cosecha son muy pequeños según las normas norteamericanas, a veces de tan solo 10 hectáreas (25 acres), delimitados por franjas verdes de árboles residuales y en recuperación; las máquinas hacen su trabajo en los bloques más rápido que el tiempo que toma construir los caminos.

Para llegar al segundo lugar tuvimos que volar en un helicóptero R44 para evitar un viaje largo y agotador hasta un campamento en la región de Kerensky. Al llegar, nos recogieron en un UAZ fabricado en Rusia y nos llevaron a un campamento antes de ir al emplazamiento de cosecha a 20 km (12 millas) de distancia. El viaje hasta el emplazamiento de cosecha fue una experiencia única; cruzamos muchos ríos y arroyos en el vehículo para transporte de personal Kamaz y luego emprendimos el recorrido cuesta arriba en un tanque militar usado hasta llegar donde estaban las máquinas.

Las máquinas que encontramos en el lugar eran dos transportes 860C con 20 000 horas de trabajo, equipadas con cabezales cosechadores 622B más nuevos; un skidder 630D (11 570 horas de trabajo) y un feller buncher 860C (3600 horas de trabajo). Otra vez, la capacitación giró en torno al feller buncher 860C. El tamaño de las piezas en esta área era bastante más grande, de 0,6 a 0,8 m3 por árbol, con muchas menos especies de hojas caducas entremezcladas. Los alerces y los pinos se cortaban en largos de 6 m (20 ft).

El segundo día consistió en capacitación teórica para ocho operadores, seguida inmediatamente de una clase práctica en el bosque. Tuvimos la suerte Empleados en un emplazamiento.de cargar mochilas bien pesadas, de lo contrario, los tábanos nos hubieran llevado a nosotros. Creí que, por haber nacido y crecido al este de Canadá y haber vivido luego 22 años en Columbia Británica, ya sabía lo que eran los insectos que pican. Esto sirve para demostrar que uno siempre experimentará cosas nuevas toda la vida si mantenemos los ojos abiertos y nos atrevemos a vivirlo en primera persona.

Desafortunadamente el helicóptero no estaba disponible para el viaje de regreso así que volvimos digamos que por tierra: cruzamos en barcaza el Río Lena, hicimos un paseo en ferry de vuelta por el mismo río y luego recorrimos 500 km (310 millas) hasta Novaya Igirma. El viaje fue interrumpido por paradas frecuentes para transferir combustible y probar diferentes filtros de combustible para que la camioneta UAZ no tuviera problemas durante el trayecto de doce horas de duración que nos esperaba.

Dos hombres sentados arriba de un tanque ruso para transporte.

Tanque ruso para transporte.

En general, los campamentos rusos son bastante espartanos; dos a cuatro hombres en un remolque de colector con una mesa, un lavabo y una estufa a leña. Los campistas se ubican en forma de herradura dando el efecto de una subdivisión sin salida. Los trabajadores permanecen en el campamento durante un mes, a veces viajan hasta veinte horas para llegar al lugar. La comida es un menú fijo de platos tradicionales con buena aceptación

Los miembros del personal que trabajan en estos campamentos se mostraron dispuestos a escuchar, casi unánimemente, las iniciativas de Tigercat para ayudarlos a desempeñarse mejor, con el objetivo final de hacer que las máquinas tengan una mayor vida útil con menos averías. Cada una de las aventuras que se desprenden de las visitas a los clientes de Tigercat es una experiencia única e inolvidable; y la visita a Rusia no fue para nada diferente. La gente que conocimos en las remotas áreas de Siberia era muy trabajadora, fuerte y orgullosa, y además tenía un gran sentido del humor. Espero con ansias la próxima aventura en Rusia.