Skip to content

BTB 43: INCENDIOS EN LOS BOSQUES

Las noticias acerca del violento incendio forestal cerca de Fort McMurray (Alberta, Canadá) son un recordatorio de que los contratistas forestales tienen que tener en cuenta los riesgos de los incendios forestales y de que es necesario que comprendan lo importante que son los procesos naturales para los entornos madereros.

– Chris Armour, redactor técnico y de marketing

Aunque el fuego pueda ser un elemento necesario, una de tala y una gestión forestal adecuadas ayudan a reducir el riesgo de incendios forestales de gran escala y sin control.

USDAgov via VisualHunt / CC BY

Créditos de la foto: USDAgov via VisualHunt / CC BY

En los bosques boreales de Canadá, por ejemplo, el fuego es fundamental para el crecimiento del pino banksiano y del pino lodgepole. Sus piñas tienen una cubierta cerosa que necesita del calor del fuego para liberar sus semillas. Los bosques de eucalipto son todavía más dependientes del fuego para regenerarse y extenderse. En algunas especies de eucalipto, el fuego provoca la liberación de las semillas y éstas crecen sobre las cenizas. Mientras que con otros árboles, las yemas en las ramas y los troncos brotan cuando se les somete al estrés del fuego. Sin incendios regulares, estos bosques no pueden regenerarse correctamente. Los hombres a veces intentan prevenir o eliminar por completo los incendios forestales.

Los núcleos humanos han crecido hasta acercarse todavía más a los bosques y, por supuesto, las personas buscan proteger sus hogares. Sin embargo, evitar completamente los incendios no solo ralentiza la reproducción y reduce la productividad de los bosques, sino que además aumenta el riesgo de otros incendios mucho más grandes. La madera seca, la biomasa y los desechos se acumulan en el suelo del bosque como si fueran combustible. Los árboles antiguos y enfermos son más vulnerables al fuego. Los bosques de eucalipto y pino producirán incluso más resinas y aceites inflamables al ir envejeciendo y aumentará el riesgo de incendio. Todas estas circunstancias provocan incendios más grandes que se producen irremediablemente.

Un harvester LS855C trabajando en un terreno con troncos que anteriormente había sufrido un incendio forestal.

Un harvester LS855C trabajando en un terreno con troncos que anteriormente había sufrido un incendio forestal.

Se ha creado un patrón donde determinados incendios tienen un impacto general cada vez más grande. Las cifras del gobierno estadounidense muestran que en 1973 se produjeron 117 957 incendios, que cubrieron una superficie de 775 083 hectáreas, mientras que en 2015 hubo 68 151 incendios, pero destruyeron 4 097 502 hectáreas de terreno. ¡Un 40 % menos de incendios destruyeron un área un 500 % mayor! Los grandes incendios, tales como los devastadores incendios forestales en Victoria (Australia) en 2009, en la zona periférica del Parque Nacional Yosemite en 2013 y en Fort McMurray este año son cada vez más comunes y cada vez salen más caros, en términos de propiedad y de vidas humanas.

Los incendios más grandes y más violentos destruyeron las semillas y las plantas necesarias para la regeneración forestal y dejaron el terreno literalmente esterilizado, necesitando caras y difíciles tareas de replantación. Los “incendios naturales” no tan devastadores ayudan a la ecología forestal a recuperarse del fuego a una velocidad normal.

La cosecha forestal mecanizada puede ayudar a mantener el equilibrio en el bosque. A través de la escarificación, de la retirada de la biomasa y del mantillo de hierbas malas y del raleo, la carga de combustible se reduce y aumentan los niveles de luz para que crezcan árboles nuevos. Tanto las operaciones de tala a medida como las de raleo de árboles pueden reducir significativamente la severidad de los daños por incendio. Los cortafuegos limpios pueden utilizarse para proteger casas y construcciones. Con cargas de combustible menores y más cortafuegos, los incendios controlados pueden usarse con seguridad para restaurar la ecología forestal con un riesgo menor que el que crean las conflagraciones prácticamente imposibles de parar.

Un skidder 615C retirando troncos quemados en Chile.

Un skidder 615C retirando troncos quemados en Chile.

Dichos raleos pueden producir virutas de madera y biomasa comercial pero, en general, no son demasiado provechosos. Por ello, en algunas partes del mundo como Australia, los gobiernos pagan a contratistas para que hagan el raleo y limpien el suelo para asegurar la salud futura del bosque y reducir el riesgo de incendios. En el norte de British Columbia, los empresarios locales buscan biomasa tanto para controlar el riesgo de incendios como para calentar las casas de las comunidades rurales.³

Después de un incendio, la madera muerta puede aprovecharse para prevenir la futura creación de material inflamable. La técnica de acolchado, el cual esencialmente tritura la biomasa en material fino, facilita así la descomposición y mantiene la humedad del suelo. Además, elimina el elemento fundamental para que el fuego se avive: el oxígeno. El fuego que atraviesa biomasa forestal triturada normalmente se ralentiza, arde sin llama y se apaga.

Los datos del gobierno estadounidense muestran que casi el 90 % de los incendios forestales están causados por la actividad humana, como acampadas, cigarrillos o, incluso, piromanía. Los factores naturales, como los rayos, son los causantes del resto de incendios.4 Los contratistas forestales tienen un papel fundamental en la seguridad contra incendios. Tratar con rapidez las fugas de fluido inflamable es fundamental para reducir el riesgo de incendios. Mantener el equipo limpio y evitar que se acumulen desechos de madera alrededor del sistema de escape del motor y de las bombas hidráulicas también ayuda a evitar la ignición. Asimismo, es necesario asegurarse de que el sistema para eliminar la amenaza de fuego funciona correctamente y que los extintores manuales están cargados y disponibles. Además del coste de la máquina, tiene que pensar en la seguridad de sus trabajadores y de toda la comunidad.

1 “Total Wildland Fires and Acres (1960-2015)” (“Número total de incendios forestales y acres (1960-2015)”, título solo disponible en inglés). Centro nacional interagencial contra incendios de los Estados Unidos. http://www.nifc.gov/fireInfo/fireInfo_stats_totalFires.html

2 “National call for mechanical fuel load reduction tenders” (“Concurso público nacional de propuestas para la reducción de carga de combustible mecánica”, título solo disponible en inglés), del 7 de marzo de 2016. http://minister.agriculture.gov.au/ruston/Pages/Media-Releases/mechnicalfuel-load-reduction-tenders.aspx

3 “Biomass business case for managing wildfires” (“Justificación económica de la biomasa para gestionar los incendios forestales”, título solo disponible en inglés), del 17 de junio de 2016.
http://www.woodbusiness.ca

4 “Wildfire Causes” (“Causas de los incendios forestales”, título solo disponible en inglés), Servicio de parques nacionales de EE.UU.
http://www.nps.gov

Related Articles