Skip to content

BTB 53: Cuarentena por la COVID-19 en Sudáfrica

Gary Olsen informa sobre las realidades del negocio de la cosecha forestal en Sudáfrica en la era del COVID en la nueva sección de Between the Branches, “Desde el campo”.
Traspaso del 1075C de SOS Contractors en Karkloof, KwaZulu-Natal. (I-D) Neels Potgieter, gerente de cosecha de SOS Contractors; Kobus van Staden, técnico de cosecha de SOS Contractors; John Barbour, gerente técnico de AfrEquip

Traspaso del 1075C de SOS Contractors en Karkloof, KwaZulu-Natal. (I-D) Neels Potgieter, gerente de cosecha de SOS Contractors; Kobus van Staden, técnico de cosecha de SOS Contractors; John Barbour, gerente técnico de AfrEquip


El 27 de marzo marcó el primer día de una cuarentena muy rigurosa en Sudáfrica. La cuarentena de nivel 5 constaba de normas estrictas como las que todos experimentamos a nivel mundial, pero con un giro desagradable: no había venta de productos del tabaco o licor. Sin ninguna advertencia, todo se cerró, pero por suerte solo sería por tres semanas y, luego, dejaríamos atrás esta pesadilla y seguiríamos con nuestra vida como de costumbre o así lo pensamos.

Afortunadamente, la explotación forestal se consideró un servicio esencial. Por lo tanto, nuestros clientes y nuestro distribuidor AfrEquip pudieron continuar con las operaciones, aunque con condiciones y protocolos exigentes. Para AfrEquip, solo se permitió el traslado esencial relacionado con la asistencia técnica para ofrecer soporte a los clientes. Las escuelas y los negocios no esenciales se cerraron. Los hogares estaban llenos casi las 24 horas al día los 7 días de la semana, poniendo a prueba la paciencia de todos. ¡El mío pasó de albergar a dos adultos y tres perros a acoger a cuatro adultos y cinco perros de la noche a la mañana!


 Eddie Barnard, técnico de campo de AfrEquip; John Barbour, gerente técnico de AfrEquip; Brendan Moore, gerente de desarrollo empresarial de AfrEquip; Mark Venter, gerente de área de AfrEquip, delante del skidder 604E.

Traspaso del 604E de Bostek en Barberton, Mpumalanga. (I-D) Eddie Barnard, técnico de campo de AfrEquip; John Barbour, gerente técnico de AfrEquip; Brendan Moore, gerente de desarrollo empresarial de AfrEquip; Mark Venter, gerente de área de AfrEquip.


El desafío más significativo de nuestros clientes fue trasladar a la fuerza laboral hasta y desde el emplazamiento y, a la vez, cumplir con las restricciones de distanciamiento social. Como resultado, las operaciones mecanizadas se aumentaron sobre las operaciones manuales o semimecanizadas para reducir la cantidad de personas necesarias en el lugar de trabajo. Durante este período, AfrEquip se las arregló para entregar varias máquinas a nuevos clientes y enviar nuevos pedidos a la fábrica de Tigercat. Fue muy alentador que, a pesar del deterioro renovado del rand contra el dólar estadounidense y toda la incertidumbre de los demás negocios relacionada con la pandemia, los contratistas no solo estaban trabajando, sino que se sentían tan seguros como para comprar nuevas máquinas.


El forwarder 1075C cargando troncos.

Los operadores de SOS Contractors adquieren algo de práctica en el nuevo forwarder 1075C en el área de la región central de KwaZulu-Natal


Transcurrieron tres semanas, y las reservas de licor comenzaron a bajar en la casa de los Olsen. Después, se produjo el desastre cuando el presidente anunció otras cuatro semanas de cuarentena de nivel 5. Se establecieron otras prohibiciones irracionales, como la prohibición de las ventas minoristas de ropa de verano, el calzado abierto o artefactos. Después de cerrar las peluquerías y barberías, se prohibió la venta de todos los productos para el cuidado del cabello. Podíamos comprar una lata de comida, pero no un abrelatas. Las políticas de la cuarentena por la COVID-19 cambiaron drásticamente durante todo el verano hasta el 17 de agosto cuando un poco de normalidad aparente regresó al país y a la economía local. Sin embargo, la situación sigue siendo incierta dado que los datos diarios se observan atentamente y han ocurrido episodios de pánico en las compras alimentados por rumores.

Superar la cuarentena ha sido más un desafío mental que físico. Una certeza es que el pensamiento creativo y la solución de problemas por parte de AfrEquip y la base de clientes permitieron que la cosecha de árboles continuara durante todo este período.


Gary tiene su sede en Pietermaritzburg, Sudáfrica, y es gerente de ventas internacionales de Tigercat para el hemisferio sur.


 

Related Articles