Skip to content

Los nuevos de la zona: Feller buncher 853E

Este artículo se publicó originalmente en Logging and Sawmilling Journal, octubre de 1994. Reimpreso con autorización. El prototipo del feller buncher 853E para propósitos específicos de Tigercat maneja las pendientes de Columbia Británica con facilidad.

— Allan Haig-Brown

“No es como solía ser”, dice el contratista de cosecha forestal Jerry Schwartz, lo que significa que los días de maderas grandes y terrenos fáciles hace tiempo que no existen.    El bloque de corte en el que trabaja, en la parte alta de una colina sobre Okanagan Valley, al norte de Vernon, incluye una combinación de cedros, píceas y abetos, con muchos tocones y solo algunos árboles buenos y grandes de 45 metros (150 pies) sobre extremos de 63 cm (25 pulgadas).    Para obtener dinero con este tipo de madera, se deben calcular con precisión los costos de la tala y se deben controlar cuidadosamente.    No hay mucho margen de error.

Tapa de Logging and Sawmilling Journal, octubre de 1994Los componentes principales de los costos de la tala son de mano de obra y equipos.    En una ecuación rentable, se deben equilibrar con la producción.    Durante el último cuarto de siglo, la compañía de Schwartz, Blue Nose Logging, ha forjado una reputación de mantener la rentabilidad de la ecuación. Lo realiza con contratistas forestales altamente capacitados y equipos modernos.    En este lado en particular trabajan un bloque de corte de 28 hectáreas con una gama de equipos de John Deere que incluye una topadora 850B, skidders con garra 748E, un line skidder 540E y cargadores 644. La única máquina en el bloque que no tiene escrito al costado John Deere es el nuevo feller buncher.

El feller buncher 853E Tigercat es fabricado por Tigercat Industries en Brantford, Ontario.    En Canadá es distribuido por John Deere.    El distribuidor de John Deere, Capital Tractors de Vernon, le preguntó a Schwartz si deseaba probar el prototipo el verano pasado.    Así se obtuvo el primer cliente satisfecho del fabricante, con la promesa de más en el futuro.    “Lo probamos durante tres semanas y luego lo compramos”, explica Schwartz y agrega que había otros contratistas locales esperando comprar la unidad que él había rechazado.

Para decirlo en pocas palabras, le gusta la estructura sólida y el rápido funcionamiento de Tigercat. Con una flota de máquinas de John Deere y una larga relación con Capital, no le preocupa el soporte del distribuidor para el nuevo buncher.

El primer bloque al que llevaron la máquina tenía un buen porcentaje de árboles grandes en pendientes, que ascendía hasta el 50 por ciento.    El segundo bloque de prueba, deforestado para Riverside Forest Products, era de 28 hectáreas con un suelo un poco menos difícil, pero las plantaciones combinadas retrasaron un poco la producción.

Allí, dice Schwartz, es donde compensa la combinación del operador experto con la máquina.    Él describe al operador Daryl Watts como “el mejor del valle; puede cortar de manera constante entre dos cargas y media y tres en una hora”.

Mediante el uso de la nueva máquina, Daryl había cortado el bloque de 28 hectáreas, 4800 metros cúbicos, en solo siete días de ocho horas.    Esto fue equivalente a 150 cargas de camiones.    La máquina estaba equipada con un cabezal de sierra circular de rotación continua de 20” de Koehring Waterous; puede adaptarse a diversas marcas y se destaca que la máquina tiene una velocidad de la oruga de 4,5 km/h, en comparación con solo 2,0 km/h en algunos bunchers de la competencia.    Bajo el toque hábil de Watt, todo lo demás de la máquina también parece rápido.    Al trabajar en madera pequeña, corta y recoge tres o cuatro troncos antes de cerrar los brazos de acumulación en el cabezal de corte.    Pero en la madera grande de pendientes pronunciadas donde la máquina realmente impresiona, dice Watts.

“Por la forma en que la pluma y los cilindros están montados, se puede colocar el cabezal nuevamente entre las orugas. Eso proporciona más potencia de elevación con los árboles grandes”.

Watts, que ha utilizado una gran cantidad de feller bunchers durante los últimos siete años, también estaba satisfecho con la visibilidad y resistencia de la cabina. “Se cayeron algunos árboles grandes sobre ella”, rio.

Mientras Watts regresa al trabajo, Schwartz describe el desafío siguiente para la máquina nueva, una gran cantidad de buena madera que espera que rinda cerca de 500 cargas de camión. Planea utilizar la máquina Tigercat para cortar una franja a lo largo del borde de árboles que quedan en pie.    Al trabajar desde esa franja, la máquina Tigercat se utilizaría para cortar los troncos sin los tocones.    Un par de skidders quitaría la primera fila, dos o tres árboles por vez, lo que permitiría que el feller buncher llegue a la fila siguiente.

La máquina Tigercat para fines específicos, dado que se venderá en Canadá, vendrá con una John Deere 6076AF, 7. Diésel turbosobrealimentado y postenfriado de 6 litros, que genera 205 hp a 2200 rpm.    Los cilindros hidráulicos también son producidos por John Deere y están acoplados con una ‘caja negra’ sensible a la carga que ajusta automáticamente el flujo, de modo que las funciones de impulsión, giro y de la pluma se mantienen a través de un amplio rango de situaciones de cargas.    La máquina está montada sobre una oruga de tamaño D6 y rodillos inferiores.    El prototipo cuenta con orugas de 61 mm (24 in) (garra única) con orificios de liberación de nieve/barro.

Tony Iarocci, presidente de Tigercat Industries, explica que la máquina está diseñada para aprovechar al máximo los caballos de fuerza del motor.    El 853E, de 24 000 kg (52 800 lb) sin cabezal de tala, se puede clasificar como una máquina mediana en comparación con las máquinas de gran tamaño de 38 500 kg (85 000 lb) y algunos de los modelos más pequeños de 15 400 kg (34 000 lb).

“Lo importante es la geometría de la máquina”, dice Iarocci. “Los diseñadores trabajaron arduamente para llevar el peso de servicio (sin el cabezal de tala) a 26 700 kg (59 000 lb)”.

Lograrlo requirió una cuidadosa distribución del peso. La idea que se propuso era una máquina lo más pequeña posible que pudiera manejar las pendientes pronunciadas, los terrenos escarpados y el tamaño de madera previsto, agrega.

El 835E es un producto propio de la década de 1990, en la que los contratistas forestales con frecuencia trabajan en plantaciones de madera más marginales y requieren fiabilidad y eficacia de la operación. Muchas de las primeras máquinas eran excavadoras modificadas. El 853E es un feller buncher para fines específicos.

Tigercat es una compañía de diseñadores. Tony Iarocci y una gran cantidad de otras personas de la firma poseen amplia experiencia en diseño con otros fabricantes importantes de maquinaria forestal. Tigercat se formó hace tres años y hasta ahora la firma se ha especializado en la construcción de feller bunchers de autoservicio para el mercado del sudeste de EE. UU.

“Comenzamos el negocio en medio de la recesión, y las cosas eran un poco más duras en los EE. UU.”, dice Iarocci. “Diseñamos nuestras primeras máquinas para ese mercado. Ahora el nivel de actividad está aumentando en Canadá”.