Precauciones de seguridad cuando se producen relámpagos

Cuando llegan las nubes...

Por Robin Barker, administrador de ingeniería.

¿Qué es un rayo?

Un relámpago es una descarga de la electricidad que produce una tormenta eléctrica. A medida que se genera la tormenta eléctrica, se comienzan a amontonar en las nubes muchas pequeñas partículas de hielo. Las colisiones de estas partículas producen una carga positiva en la parte superior de la nube y una negativa en la parte inferior. A medida que esto ocurre, se comienza a generar una segunda carga positiva en el suelo debajo de la nube. Esta carga se concentra en los objetos que están a mayor altura, como colinas, árboles, construcciones, equipos y hasta personas. Cuando la diferencia entre la carga eléctrica de la nube y la del suelo sobrepasa la resistencia del aire aislante que hay entre ambas, comienza a fluir instantáneamente una corriente eléctrica. Esto es lo que llamamos un rayo.

Precauciones de seguridad cuando se producen relámpagos

El potencial eléctrico de un rayo puede llegar a los 100 millones voltios. Un rayo puede alcanzar distancias de hasta 60 km (40 millas). Los relámpagos pueden viajar tanto adelante como atrás de una tormenta eléctrica. Por eso, un rayo puede caer antes o después de la lluvia. También puede caer en el mismo lugar y, muchas veces, puede propagarse por el suelo en un radio de 18 m (60 ft) desde el punto de impacto.

Siempre se escucha un trueno cuando se produce un relámpago. Cuando se produce un relámpago, el aire por el que viaja se calienta instantáneamente a una temperatura que supera los 28 000 °C (50 000 °F) En consecuencia, el aire se expande rápidamente por este calor, y luego se contrae rápidamente a medida que se enfría. Esta onda de choque que se contrae es lo que escuchamos como un trueno.

Recomendaciones de seguridad cuando se producen relámpagos

Si bien el mito popular afirma que ser alcanzado por un rayo es un evento improbable, los números muestran que los impactos de rayos ocurren con frecuencia. En muchas partes del mundo, la segunda causa de muerte o lesiones provocadas por tormentas es ser alcanzado por un rayo. La primera causa son las inundaciones. Si bien solo muere el 10 % de las víctimas de rayos (casi todas luego de un paro cardíaco o respiratorio), más del 70 % de los sobrevivientes sufren lesiones e incapacidades severas y permanentes. Entre ellas, se encuentran la pérdida de memoria, la fatiga, los dolores crónicos, los mareos, las dificultades para dormir y la incapacidad de llevar a cabo varias tareas al mismo tiempo.

Los profesionales de la explotación forestal se encuentran en grave peligro porque su trabajo involucra tareas al aire libre y cerca de reconocidos puntos de impacto, como árboles altos y equipos pesados. Los contratistas forestales pueden disminuir las posibilidades de ser alcanzados por un rayo si siguen las simples prácticas de seguridad que se detallan a continuación.

1. Designe un miembro de su equipo para que realice lo siguiente:

• monitorizar el pronóstico diario del tiempo;

• observar las condiciones climáticas locales;

• alertar al resto del equipo cuando haya peligro de relámpagos.

2. Cuando se acerque una tormenta, no comience tarea alguna ni continúe tareas que no se puedan detener inmediatamente.

3. Anticipe las situaciones de alto riesgo y actúe rápido: muévase a una ubicación de bajo riesgo. No lo dude. Si se producen relámpagos, usted está en peligro.

4. Obedezca la siguiente regla: Si ve que hay relámpagos, huya. Si escucha truenos, abandone el lugar.

5. La directiva de refugiarse cuando el tiempo entre un relámpago y un trueno es de 30 segundos, o menos, se encuentra obsoleta. No la siga porque no se logra el tiempo necesario para protegerse. Siempre siga el paso n.° 4.

6. Permanezca en un lugar seguro durante 30 minutos luego de haber visto el último relámpago o haber escuchado el último trueno.

El lugar más seguro durante una tormenta con relámpagos es dentro de una edificación completamente cerrada y con una construcción sólida, como casas, oficinas, escuelas o centros comerciales.

Estos lugares son los más seguros gracias a su cableado eléctrico y sus cañerías. Si cae un rayo, la corriente eléctrica viajará hasta la tierra a través del cableado o las cañerías. Siempre busque refugio en estas edificaciones si hay alguna cerca.

Desafortunadamente, los contratistas forestales no suelen trabajar cerca de edificaciones, por lo que se deberán buscar otras alternativas. Los cobertizos, los refugios contra tormentas, los puestos de camuflaje para la caza, las tiendas de campaña, y otras estructuras pequeñas o parcialmente cerradas no son tan seguros porque no cuentan con los componentes conectados a tierra que sí poseen las edificaciones más grandes. Solo sirven para protegerse del sol o la lluvia. No se proteja de los rayos en estas estructuras.

El segundo lugar más seguro durante una tormenta con relámpagos es dentro de un vehículo (automóvil, furgoneta, camión o autobús) completamente cerrado, y con techo y laterales de metal. Las superficies metálicas exteriores de estos vehículos conducen a tierra la energía eléctrica de un rayo. Esto se conoce como efecto pelicular. Durante tormentas eléctricas, no se refugie en vehículos con armazones de fibra de vidrio o plástico. Tampoco lo haga en vehículos descapotables ya que no proporcionan el efecto pelicular necesario para la protección contra rayos.

Los equipos pesados para explotación forestal, como los skidder, cargadores, feller buncher o forwarder, que cuentan con una estructura de protección frente al vuelco (ROPS) son seguros durante tormentas eléctricas ya que ofrecen la ventaja de proporcionar el efecto pelicular. Sin embargo, las máquinas con solo una cubierta antivuelco no son seguras contra los rayos ya que están expuestas al agua de lluvia que conduce electricidad. Tampoco proporcionan el efecto pelicular. Los operadores de estas máquinas deben salir de la cabina e ir a un lugar seguro.

Los neumáticos de los vehículos motorizados y equipos pesados no aumentan la seguridad en caso de rayos. El rayo habrá viajado grandes distancias a través del aire para impactar el vehículo. Unos pocos centímetros de caucho no proporcionarán ningún tipo de aislamiento adicional que se compare.

En resumen, si usted se encuentra al aire libre y ve un relámpago o escucha un trueno, busque refugio en el interior de una estructura cerrada. Corra de inmediato hacia la edificación, el vehículo motorizado o la cabina completamente cerrada y con ROPS que se encuentre más cerca de usted.

Si ya se encuentra dentro de una edificación, no mire la tormenta desde ventanas o puertas abiertas. Permanezca en las habitaciones interiores. Manténgase alejado de teléfonos con cable, artefactos eléctricos, accesorios de iluminación, micrófonos de radios, tomacorrientes, cañerías y accesorios de plomería.

Si ya se encuentra dentro de un vehículo motorizado o una cabina completamente cerrada y con ROPS, permanezca en el lugar. No salga del vehículo para ir a otro refugio. Es posible que se cruce con trayectorias eléctricas a tierra muy peligrosas. Detenga todas las operaciones, apague el motor, y cierre las puertas y las ventanas. Siéntese en medio del asiento, coloque las manos sobre el regazo y apoye completamente los pies en la alfombra del piso. No toque ningún objeto metálico que tenga salida al exterior del vehículo, como las manijas de las puertas o las ventanas, las palancas de control, los pedales, el manubrio y las paredes internas de la cabina. No toque las radios o los teléfonos que estén conectados a una antena exterior.

Si se encuentra afuera y no tiene dónde refugiarse, haga lo siguiente:

1. Evite las grandes áreas abiertas donde usted sobresalga con respecto a los alrededores.

2. Busque refugio en un lugar bajo, como zanjas, barrancos, valles, cañones o cuevas.

3. Aléjese de cuencas de agua, como lagunas o arroyos.

4. No se refugie debajo de árboles altos o pequeños grupos de árboles que se encuentren aislados.

5. Refúgiese entre la vegetación densa y tupida de los árboles más bajos.

6. Evite ingresar a refugios y recintos pequeños.

7. No se refugie debajo de vehículos motorizados o equipos pesados.

8. Aléjese de cualquier material que sea conductor de electricidad, como alambrados, portones, cañerías metálicas, postes, rieles y herramientas. 9. Aléjese como mínimo 15 m (50 ft) de objetos metálicos, como tanques de combustible, vehículos y máquinas.

10. Aléjese como mínimo 5 m (16 ft) de las demás personas para evitar que el rayo se desplace entre ustedes.

11. No utilice teléfonos a menos que se trate de una emergencia.

Si siente un hormigueo en la piel, se eriza su cabello, vibran los objetos metálicos pequeños o escucha un crujido, es muy probable que esté por caer un rayo. Solo tiene unos segundos para actuar.

1. Junte los pies. Agáchese y póngase en la misma posición que un receptor, o cácher, en un partido de béisbol. Mantenga la cabeza hacia abajo. Cúbrase los oídos para protegerlos del ruido del trueno.

2. No se acueste en el piso. Al tocar lo menos posible el suelo, es posible que el rayo no lo alcance mientras viaja por el suelo.

¿Qué debo hacer si un compañero ha sido alcanzado por un rayo?

1. Puede tocar inmediatamente a la víctima; no habrá carga eléctrica residual.

2. Llame inmediatamente al número de teléfono local para emergencias.

3. Si la víctima no tiene pulso, se detuvo su corazón o no respira, comience inmediatamente con la reanimación cardiopulmonar (RCP) o respiración boca a boca. Utilice un desfibrilador portátil si hay uno disponible.

4. Si puede, lleve lo antes posible a la víctima hacia una edificación. Recuerde que a usted también lo puede alcanzar un rayo.

Para saber más acerca de las precauciones que hay que tener en caso de tormentas eléctricas, consulte las siguientes páginas web:

Recomendaciones de seguridad cuando se producen relámpagos elaboradas por el Servicio Meteorológico Nacional de EE. UU.

Instituto Nacional de Seguridad en Caso de Relámpagos