Skip to content

BTB 49: Experiencia práctica con Theresa Lonergan

Desde realizar auditorías de seguridad hasta manejar forwarders y conseguir los repuestos, Theresa realiza el trabajo práctico cuando se trata de la empresa familiar.

– Samantha Paul

Theresa Lonergan orgullosa propietaria de P&T Lonergan Pty Ltd junto con su marido Peter: una compañía de dos equipos de cosecha forestal y tala rasa ubicada en Tumbarumba, Nueva Gales del Sur, Australia. La pareja es propietaria de la empresa de cosecha forestal desde 2007, y celebraron felizmente el décimo aniversario de la compañía el año pasado.

 

LAS MUJERES DEBEN INVOLUCRARSE MÁS.
No hay necesidad de esconderse en la oficina.

 

Theresa Lonergan de P & T Lonergan Pty Ltd

Theresa Lonergan, copropietaria de P & T Lonergan Pty Ltd

Al crecer en una granja con tres hermanos mayores, Theresa estaba muy familiarizada con la práctica del trabajo duro. Sin embargo, nunca imaginó que iba a ser la propietaria de una empresa de cosecha forestal junto a su familia. “Mi marido Peter ha estado en la cosecha forestal por treinta años pero es algo que nunca hubiera pensado con lo que iba a involucrarme”, comenta. Ahora, Theresa se involucra en todos los aspectos de la empresa, supervisa el equipo, opera el forwarder, realiza auditorías de seguridad, consigue los repuestos y se pone al día con el papeleo de oficina. “Me encanta estar afuera en el bosque. Si no tuviera que hacer nada más, incluidas las tareas domésticas y el papeleo de oficina, estaría feliz de operar todo el día el forwarder”, dice Theresa.

 

ME ENCANTA ESTAR AFUERA EN EL BOSQUE.
ESTARÍA FELIZ DE USAR TODO EL DÍA EL FORWARDER.

 

Theresa y Peter llevan casados 25 años. Tienen tres hijos; Callum de 23, Benjamin de 19 y Zoe de 17. Callum usa un harvester LH822D Tigercat y Benjamin un modelo anterior, el harvester LH830C. “Siempre hay desafíos [trabajar con la familia], pero somos una familia unida y eso te mantiene unido”, explica Theresa. “Pero nunca te alejas. Nuestras vacaciones consisten en recorridos por las fábricas. Es difícil separar las dos cosas. Pero, nos encanta”, se ríe.

Peter y Theresa Longergan posan delante del forwarder 1085C de Tigercat.

Peter y Theresa Longergan.

Cuando la familia no está trabajando en el bosque, se van en 4X4 a las tierras altas de Nueva Gales del Sur, entre las montañas. También les encanta el tiro al plato; Theresa y Zoe ganaron el High Gun Championship juvenil y femenino de los clubes de tiro de Cooma/Tumut en 2018. “Todos se ríen porque trabajamos toda la semana juntos y luego nos vamos juntos a practicar tiro, a acampar o a conducir vehículos todoterreno los fines de semana”, sonríe Theresa.

Muchos contratistas de cosecha forestal en la zona están compuestos por un equipo formado por el marido y su mujer. Sin embargo, Theresa es notablemente práctica y opera los equipos cuando surge la necesidad. “Aquí no es sorpresa que sea la propietaria de una compañía de cosecha forestal y pueda operar los equipos, pero cuando nos vamos lejos a eventos relacionados con la cosecha forestal, las mujeres se sorprenden de cuán involucrada estoy en las operaciones diarias”, explica Theresa. Theresa solo conoce otra operadora en la región. “Creo que la tala y la cosecha forestal siempre se han considerado una industria peligrosa y eso es lo que aleja a las personas de esta actividad”.

Theresa Lonergan usa su forwarder 1075C.

Theresa usa su forwarder 1075C; “me subo al forwarder siempre que me necesitan”, cuenta Theresa.

Tropillas salvajes vagan por colinas cosechadas.

Tropillas salvajes vagan por colinas cosechadas.

Equipamiento y operaciones

P & T Lonergan Pty Ltd se inició con el equipamiento de Tigercat en 2007 con un harvester H845 y un forwarder 1014. En 2008, la compañía compró un 1075B y en 2012, un harvester LH830 usado, que luego se reemplazó por un nuevo modelo en 2014. En julio del año pasado, la compañía compró un 1075C y un nuevo harvester LH822D.

P & T cosecha principalmente para Hyne Timber, un aserradero en Tumbarumba. Ambos equipos realizan tala rasa en bosques de pino maduro con una pequeña parte de segundo raleo. La producción promedia aproximadamente unas 700 toneladas métricas por día entre los dos equipos. “El tamaño promedio de los árboles varía entre 0,8 metros cúbicos hasta 1,5 en los sitios con pinos más maduros”, expresa Theresa. Peter y Theresa estaban muy seguros de la decisión de iniciar su propia empresa cuando se presentó la oportunidad. Peter conocía el lado operativo del mundo de la cosecha forestal al haber estado en la industria durante más de treinta años. “Estuve en la actividad un tiempo, entonces tenía una idea, pero cuando eres propietario y diriges tu propio negocio hay mucho trabajo extra”, comenta Peter.

 

Cuando nos vamos lejos a eventos relacionados con la cosecha forestal,
LAS MUJERES SE SORPRENDEN DE CUÁN INVOLUCRADA ESTOY EN LAS OPERACIONES DIARIAS.

 

Theresa trabajó en el sector bancario durante quince años y tuvo trabajos ocasionales en viñedos y estaciones de servicio cuando sus hijos eran pequeños. “Fue un lindo cambio salir del banco y tomar trabajos ocasionales. Pero luego, iniciar nuestra propia empresa de cosecha forestal, fue una curva de aprendizaje enorme para mí”.

La relación con Tigercat

Theresa y su marido han visitado las fábricas de Tigercat en Canadá en 2009, 2016 y 2018. “Me impresionó cuánto había crecido la compañía cuando volvimos en 2016. Y mucho más mecanizada con robots, fue asombroso. Fue como una historia feliz de éxito volver después de la crisis en 2009”, expresa Theresa. “Es asombroso volver a la fábrica e ir a las distintas muestras, siempre ves el mismo personal, las mismas personas. No sé cómo hace Ken [MacDonald] para recordar a todos, pero lo hace. Siempre viene derecho a nosotros y nos dice: ʻhola Theresa, hola Peter.’ Me impresiona”.

Ben de 19 años de edad, hijo de Theresa y Peter, opera el LH830C

Ben de 19 años de edad, hijo de Theresa y Peter, opera el LH830C.

“Hemos hecho funcionar las máquinas muchas horas y nunca tuvimos grandes problemas”, comenta Theresa. La compañía tuvo que reemplazar un motor en su primer harvester H845. “Estamos satisfechos de haberlo hecho. La máquina ya tenía 30 000 horas”.

El primer forwarder 1014 Tigercat de catorce toneladas métricas de la compañía era confiable pero no tenía la capacidad correcta para la operación, entonces decidieron comprar el 1075B de veinte toneladas métricas después de AusTimber en 2008. “En ese momento, podíamos justificar el precio porque conocíamos la productividad y la confiabilidad de Tigercat”, explica. Los chicos de Theresa, Callum y Benjamin, tienen un amigo en Suecia que utiliza otra marca de forwarder. Hace poco, vino a Australia de visita y probó el 1075C de Tigercat. “¿Quieres probar?”, preguntó Theresa. “Ahora siempre nos dice que nos odia porque le tomó el gusto a lo mejor”.

High Gun Championship juvenil y femenino de los clubes de tiro de Cooma/Tumut en 2018.

A Theresa y su hija les encanta el tiro al plato y ganaron el High Gun Championship juvenil y femenino de los clubes de tiro de Cooma/Tumut en 2018.

Ambos chicos siempre han querido trabajar con sus padres en el bosque. Terminaron la escuela a los dieciséis, finalizaron su capacitación certificado III en cosecha y acarreo, y no quisieron hacer otra cosa. En la actualidad, P & T Lonergan Pty Ltd tiene un contrato de seis años y todavía le restan cinco años y medio. El objetivo final es que los chicos se hagan cargo de la empresa cuando ellos estén listos para retirarse. La función de la hija de Theresa en la empresa familiar es tan importante como la de sus hijos. “Puede que no esté aquí con nosotros pero llega a casa de la escuela a las 3:30 pm. Lava nuestra ropa y nos prepara la cena”, comenta Theresa; “es de gran ayuda. Si no fuese por ella, cuando estoy todo el día en la máquina, no comeríamos”. Theresa y Peter están satisfechos con los dos equipos que tienen ahora. Se ha pensado en una expansión a un tercer equipo pero el personal es un problema. Hay escasez de operadores en la región.

“Para las personas a las que les encanta estar al aire libre es una buena ocupación. Se puede vivir bien. Las mujeres deben involucrarse más. Si sus parejas están en el negocio, salgan y prueben, incluso si se trata de entender la maquinaria o de tratar de hacer trabajo un poco más práctico. No hay necesidad de esconderse en la oficina”, afirma Theresa.

Callum hijo, opera el harvester 1185 Tigercat en un día de prueba de la máquina.

Callum utiliza el harvester 1185 Tigercat en un día de prueba de la máquina.

 

Testimonio de Theresa

DESEO ALENTAR A LAS MUJERES JÓVENES Y MAYORES A QUE SE ANIMEN Y LO INTENTEN.  
Conozcan sobre asuntos de seguridad, estén informadas, no hay nada de que temer. Mira, las máquinas son grandes y pesadas y cuando les hacen mantenimiento, puede ser complicado.
Pero verán, si tienen un buen equipo, juntos podrán cumplir con el trabajo.

Related Articles

BTB 47: CHICA LEÑADORA

Samantha Paul comienza una nueva serie sobre mujeres en la cosecha con la esperanza de inspirar a mujeres jóvenes a que consideren la cosecha como una profesión. En primer lugar, una entrevista con la operadora de British Columbia, Hannah Dehoog, que explora cómo ingresó en la industria de la cosecha, cómo es la vida para una mujer en los campamentos forestales y lo que le gusta de ser operadora.


Productos relacionados