Skip to content

Capacitación virtual en Alberta

A principios de marzo, Irfan Zardadkhan y Gregor Scott, del grupo de sistemas electrónicos de Tigercat, y el gerente de distrito James Farquhar viajaron a la remota comunidad de La Crete, en Alberta. Su misión era poner en marcha un simulador Tigercat.

— Paul Iarocci

Millones de metros cúbicos y una parte significativa de la tala anual permitida en Alberta son recogidos por contratistas con sede en la comunidad de La Crete, al norte de Alberta. Además, muchos maquinistas altamente calificados de La Crete se han dispersado por toda la provincia y fuera de ella para trabajar en la industria maderera. Me pareció lógico que un lugar así necesitara un sistema virtual de capacitación de operadores de equipos forestales de gran realismo. Sin embargo, fue una sorpresa saber que el sistema de simulador no se entregó a un contratista de la zona o a un colegio comunitario, sino a la División Escolar de Fort Vermilion (FVSD).

Tampoco me imaginaba que viajaría hasta el paralelo 58, 700 km al norte de Edmonton, para conocer el sistema escolar más progresista que he visto en mi vida. Es la visión del superintendente de la División Escolar de Fort Vermilion, Mike McMann, que está trabajando junto con los líderes comunitarios y empresariales de La Crete para repensar y reconstruir la educación con el objetivo de servir a una mayor proporción de estudiantes de la zona de captación y ofrecer un producto que esté mejor alineado con las realidades del mercado laboral.

Además de las comunidades de La Crete, Fort Vermilion y High Level, la FVSD presta servicio a regiones rurales muy remotas. Para Mike y la superintendente asociada Karen Smith, la tasa de abandono escolar de los alumnos de dieciséis años o más en estas comunidades ha sido inaceptablemente alta. La idea es ofrecer a los alumnos programas de alta calidad que sean más integradores y mantengan a los niños más tiempo en la escuela. Además de las actividades académicas tradicionales, la FVSD trata de captar y retener a los alumnos que podrían beneficiarse de vías alternativas, y que en el pasado podrían haberse descolgado por completo del sistema escolar.

El nuevo programa orientado a la carrera profesional se basa en el modelo de escuela universitaria de Alberta, que ofrece una programación especializada en una materia concreta y proporciona una vía clara hacia la educación postsecundaria o la carrera elegida. Las características clave son los acuerdos formales con instituciones postsecundarias y la oportunidad de adquirir experiencia laboral en el mundo real.

La última pieza es donde las empresas locales están dando un paso adelante. Herman Wiebe, propietario de Homeland Industries Ltd., es un exitoso contratista maderero local. Explica que los institutos de zonas remotas compiten con las empresas locales. "Los jóvenes no capacitados abandonan la escuela y aceptan trabajos con el salario mínimo. Así que asociémonos con las empresas locales y los contratistas madereros para mantenerlos en la escuela y proporcionarles un empleado mejor, más capacitado, más maduro y resiliente cuando finalmente se incorporen a la población activa".
Las nuevas corrientes de aprendizaje en las que está trabajando Mike están diseñadas para dar a los jóvenes una ventaja y el FVSD se ha quedado con esto como acrónimo: Explorar, Desarrollar, Crecer y Experimentar. A partir del sexto grado (12 años), los jóvenes están expuestos a diversos recursos para introducir en el mundo laboral un abanico de posibles profesiones. De séptimo a noveno grado (13-15 años), los alumnos empiezan a desarrollar habilidades prácticas en el lugar de trabajo. De décimo a duodécimo grado (16-18 años), los alumnos amplían sus conocimientos en un campo elegido. La FVSD tiene como objetivo añadir dos años más, y así permitir a los estudiantes tiempo y espacio para experimentar la trayectoria profesional elegida, y continuar ganando créditos de nivel universitario y de aprendizaje, mientras todavía están en la escuela secundaria. Un estudiante puede graduarse con un diploma y un primer año de experiencia adquirida. Otro estudiante podría estar obteniendo créditos de nivel universitario sin tener que realizar el desembolso financiero que supone una matrícula universitaria.

Las asignaturas básicas necesarias para graduarse, como matemáticas, inglés y ciencias, se imparten en el instituto local. La formación profesional específica se imparte en otro tres establecimientos del distrito. El primer simulador Tigercat se entregó a la escuela De Oabeit de La Crete. Las nuevas instalaciones, de 885 metros cuadrados (9500 pies cuadrados) incluyen aulas, un laboratorio de simuladores y un taller mecánico completo. Se han creado establecimientos similares en Fort Vermilion y High Level. También se han presupuestado simuladores Tigercat adicionales para estos campus.

Bryan Rempel, informático del campus De Oabeit de La Crete, ha asumido la responsabilidad de aplicar los aspectos técnicos del programa. Bryan nos enseñó el campus de La Crete, y todos nos quedamos boquiabiertos al entrar en el laboratorio de simuladores. Las computadoras portátiles con tecnología avanzada de pantalla 3D permiten a los alumnos girar, manipular y diseccionar objetos que parecen flotar en el espacio. Además del simulador Tigercat recién entregado, había cinco simuladores de equipos de construcción conectados en red, que permitían a los estudiantes trabajar juntos. Por ejemplo, un alumno puede manejar un camión de transporte de rocas mientras otro lo carga con una excavadora. Probamos un simulador de vuelo cerrado totalmente inmersivo para un avión monomotor. El realismo era suficiente para provocar un ligero mareo.
Una autoescuela de clase 1 dirigida actualmente a adultos proporciona ingresos por matrículas para subvencionar los programas de nivel de estudiante universitario. Los estudiantes aprenden a manejar drones y, de paso, descubren la tecnología LIDAR y otras aplicaciones avanzadas de drones. En un taller bien equipado, vimos ejes y transmisiones de maquinaria pesada en diversas fases de montaje. Los estudiantes trabajaron juntos en la construcción de una pequeña casa, mientras cursaban carreras individuales en diseño, construcción, carpintería, cañerías y electricidad.

Se está trabajando en la urbanización de terrenos para construir las casitas. Se espera que esta sea otra experiencia de aprendizaje en el mundo real, que exponga a los estudiantes de la carrera de operador de equipos a un proyecto real de desarrollo de obras. Se desarrollará un modelo de negocio para obtener ingresos por alquiler, también a cargo de los estudiantes. Bryan explica que, en lugar de proyectos hipotéticos, los estudiantes desarrollarán empresas reales. A su vez, los ingresos adicionales permitirán desarrollar más programas.

"La comunidad de La Crete es extraordinaria", señala Gregor. "La asociación entre la escuela y la comunidad empresarial es diferente a todo lo que conozco. Me asombró ver lo estrechamente que los líderes empresariales locales colaboran con las escuelas para ayudar a las futuras generaciones a aprender habilidades prácticas que, a su vez, ayudarán a que crezca la economía de La Crete. Vi un claro enfoque en proporcionar a todos los estudiantes tantas experiencias prácticas en sus cursos como fuera posible".

Para los propietarios de empresas madereras como Philip Unrau, CEO de FTEN Group of Companies, las carreras de formación en maquinaria pesada y operador de máquinas resultan especialmente atractivas. Philip, que explota empresas de cosecha, construcción de alta resistencia, apilado y transporte por camión, agradece el entusiasmo de Mike y la rapidez con la que impulsa ideas innovadoras en educación hasta llevarlas a la práctica. Calcula que alrededor de la mitad de los operadores de maquinaria forestal de Alberta proceden de La Crete. "Este programa tendrá repercusiones en toda la provincia", afirma Philip.

Los expertos operadores Andy Driedger, propietario de Garden River Logging Ltd., y Willy Neufeld, propietario de Northern Timber Management, visitaron el laboratorio durante la puesta en marcha y
manejaron el simulador, proporcionando a Irfan y Gregor valiosos comentarios sobre el nuevo procesador y los programas feller buncher. "Todos los operarios de máquinas que probaron el simulador estaban impacientes por dar su opinión para ayudar a mejorarlo. Tengo páginas llenas de notas", dice Gregor. El equipo de desarrollo del simulador mejora constantemente los programas e intenta diseñar los contenidos de los cursos más relevantes y transferibles. Las actualizaciones se envían a las unidades simuladoras directamente desde la fábrica de Tigercat a través de conectividad WiFi.
Jon Goertzen es un consultor forestal que ha estado trabajando con la FVSD y los contratistas madereros locales en la solicitud de subvenciones del gobierno provincial para financiar la ampliación del programa forestal. Dedicó tiempo a investigar diferentes sistemas de simuladores de equipos forestales y a obtener información de los contratistas locales para garantizar que el programa sirviera mejor a los estudiantes y se ajustara a los requisitos reales del mercado de trabajo.

"El objetivo es desarrollar competencias en el manejo de equipos forestales", afirma Jon. "Los simuladores son una herramienta esencial para ayudar a desarrollar movimientos repetitivos e incorporar procedimientos de trabajo correctos. Los simuladores se combinarán con el espacio del taller para el aprendizaje práctico y las aulas multiusos, proporcionando a los estudiantes formación sobre el funcionamiento, el mantenimiento y la seguridad de las máquinas".

El programa de operador de máquinas forestales se construirá en torno a los simuladores Tigercat, comenzando con programas para un feller buncher sobre orugas y un procesador al costado del camino. Los controles de la máquina pueden cambiarse para pasar de un programa a otro en cuestión de minutos. Todos los contratistas que visitaron el laboratorio coincidieron en que la posibilidad de poner controles reales en el simulador es un aspecto que diferencia al producto de Tigercat de otros simuladores. Dado que los contratistas de la zona de La Crete han estandarizado los controles del procesador, un estudiante formado en un simulador Tigercat estará adquiriendo un conjunto de habilidades muy portátil y útil. Todos los contratistas con los que hablamos coincidieron en las ventajas obvias de la formación con simuladores para sus empresas: menor desgaste de las máquinas, menor necesidad de inmovilizar una máquina durante muchas horas de formación improductiva, menor consumo de combustible y mayor seguridad en el trabajo.

Jon señala que hay muchas comunidades de los Pueblos Originarios en la zona de captación de la FVSD. "Muchos de nosotros aquí en La Crete crecimos en una granja. Así que he conducido un camión agrícola, un camión de grano y tengo experiencia con maquinaria. Para alguien que no tiene experiencia, ya está en gran desventaja. Algunos de los niños de los Pueblos Originarios no han crecido con equipos, y en cierto modo se les prepara para el fracaso porque no tienen el mismo tipo de experiencia previa. Es una razón de peso por la que queremos una unidad móvil que vaya a las escuelas rurales". Los simuladores ayudan a nivelar el terreno de juego, avanzando en el objetivo de graduar a todos los estudiantes del distrito con credenciales adicionales que les ayuden a tener éxito en la vida. "Me importa mucho la zona. Me preocupa que los niños tengan trabajo en el futuro", dice Jon. "Tengo hijos y 35 sobrinas y sobrinos. Necesitamos una formación adecuada".

Gregor subraya que le entusiasma trabajar con el distrito escolar y los contratistas para ayudarles a sacar el máximo partido del simulador y seguir desarrollando el producto. "Los niños que completen el plan de estudios tardarán mucho menos tiempo en convertirse en operadores competentes, y les ayudará a explorar las oportunidades de empleo locales. Además, nuestro trabajo en La Crete hará del simulador un producto mejor para todos".

Related Content

loader-icon

Capacitación virtual en Alberta


A principios de marzo, Irfan Zardadkhan y Gregor Scott, del grupo de sistemas electrónicos de Tigercat, y el gerente de distrito James Farquhar viajaron a la remota comunidad de La Crete, en Alberta. Su misión era poner en marcha un simulador Tigercat.


Andy Driedger, owner of Garden River Logging Ltd. (seated) takes the processor simulator through its paces. Philip Unrau, CEO of FTEN Group of Companies at left, along with Gregor Scott from the Tigercat electronic systems group, and forestry consultant, Jon Goertzen at right.